• Regístrate
Estás leyendo: El resto del día…
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 05:05 Hoy

Desde mi rincón

El resto del día…

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

El anciano caminaba lenta y cuidadosamente, quizás evitando tropezar con alguno de los incontables hoyos y depresiones de la tan descalabrada banqueta. 

Mientras se acercaba supuse que me pediría algo. Era evidente su avanzada edad y pensé que buscaría una ayuda o alguna otra dádiva de esas que tantas personas suelen buscar por esas calles de hoy.


Note que era una persona de estatura mediana, bastante mayor y que su indumentaria sin ser nueva, no parecía ser la de un indigente. Pantalón y camisa caqui que medio combinaban con unos gastados pero limpios zapatos de goma color marrón, que parecían ser bastante cómodos. Por su atuendo, no pude evitar imaginar que quizás en algún tiempo se habría desempeñado en algo técnico, tal vez hasta ingeniero o alguna otra profesión afín, la vida da tantas vueltas… 

 
La mañana era fresca y clara, eran apenas las ocho y algunos pájaros aun gorjeaban entre las ramas. Algo en la persona había que despertó mi interés y su atención sobre la banqueta, me daba la oportunidad de observarlo sin verme invasivo. El hombre parecía no tener ninguna prisa. ¿Qué prisa puede tener quien ya rebasó las ocho decenas?, pensé calculando su edad. Supongo que la prisa tiene mucho que ver con lo que esperamos o queremos de la vida y cuando se llega a una edad en que el mañana es incierto y el ayer es tan solo recuerdos, entonces cada día puede vivirse como un regalo inapreciable en el que no caben ni la prisa, ni tantas otras inquietudes que con frecuencia nos echan a perder la vida.


Me preguntaba prejuiciosamente: ¿qué será entonces lo que me pedirá? cuando llegando a mi lado, detuvo el paso, levantó la cabeza y mirándome con unos luminosos y claros ojos color miel que parecían sonreír dulcemente, me dijo con una voz serena y suave: “Buenos días, que tenga un bonito día”, y prosiguió su camino sin prisa y seguramente sin esas otras inquietudes que con frecuencia nos echan a perder la vida. Y sí, el resto del día también fue bonito.



lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.