• Regístrate
Estás leyendo: El placer de vivir
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 16:17 Hoy

Desde mi rincón

El placer de vivir

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Siempre me he resistido a aceptar la idea de entender la vida como un “día de campo”, en el que sólo venimos a divertirnos y a pasarla bien. Sin embargo, puedo admitir esa similitud si también se acepta qué, como en la vida, en un día de campo hay: mosquitos, hormigas, retrasos, olvidos, malentendidos y hasta accidentes que pueden llegar a cambiarnos radicalmente la existencia. Estos contratiempos equivalen, guardadas las proporciones, a las adversidades que todo ser viviente sin excepción debe enfrentar a lo largo de su vida.

Vivir es un continuo ganar y perder y esto puede aplicarse a todas las circunstancias. Ganamos y perdemos amistades, afectos, amores, aptitudes, reconocimientos, bienes, experiencias etc. Sentimos placer al obtenerlos y dolor al perderlos, por lo que es entendible que tratemos de prolongar el mayor tiempo posible las sensaciones placenteras. El problema viene cuando el gusto por el placer nos hace olvidar que las pérdidas son también “parte del pastel”.

Entonces nuestras expectativas se desbordan y cuando no se cumplen, hace su aparición la frustración y en el peor de los casos, la amargura.

En algunas ocasiones difíciles, cuando sentimos que el dolor de lo perdido supera por mucho al gozo de lo que hemos recibido, tal vez sea un buen momento para revalorar ese poco o mucho de lo recibido y reconsiderar lo que esperamos de la vida.

En el por impredecible frágil camino de la existencia, irremediablemente vamos perdiendo aptitudes, ilusiones, afectos y muchas otras cosas valiosas.

Es entonces que deberíamos mirar hacia otras fuentes de placer, quizás hasta entonces inadvertidas.

Hay cosas que por simples las damos por garantizadas y que solo valoramos cuando nos detenemos a mirarlas en su deliciosa sencillez: el libar de una abeja en una flor, el canto de un ave, la mirada de un niño o el simple acto de percibir conscientemente el fluir de la vida a través de cada uno de nuestros sentidos, puede ayudarnos a redescubrir: el placer de vivir.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.