• Regístrate
Estás leyendo: ¿Cuándo la magia se acaba?
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 15:17 Hoy

Desde mi rincón

¿Cuándo la magia se acaba?

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

“Cuando se acaba la magia”, es una frase qué, palabras más palabras menos, en varias ocasiones he escuchado de parte de algunas mujeres, que en un tono de queja o reclamo, se refieren al momento en que la indiferencia y el desinterés de su pareja preludió el naufragio de su relación. 

La expresión lleva casi siempre un tono de reproche e invariablemente implica el uso de una cierta palabra que parece gustarles mucho a ellas y que suele acompañar al resto de su reflexión: “Decepción”. 

 
Ni soy ni pretendo ser experto en el interminable y controvertido tema de las relaciones de pareja y confieso que el único pasaporte para hacerlo, es haber escuchado, observado y vivido (más o menos consciente) durante más de cincuenta años. 

Prevenido ya el amable lector, debo añadir que en dicho tema, no hay verdades absolutas ni definitivas, pero sí, algunas ideas que fruto del sentido común nos pueden ayudar a comprenderlo y mejorar las probabilidades de éxito en nuestras relaciones, toda vez que de algún modo todos los seres humanos deseamos en el fondo amar y ser amados. 


Como con frecuencia sucede, en las mismas palabras del reclamo están las pistas que aclaran las ideas, en este caso: “magia” y “decepción”. 

Es sabido que la primera no es sino el resultado de un estado psicológico pasajero de enamoramiento, un trastorno que nos impide temporalmente ver con objetividad a la persona amada, aunque aquí cabe decir, que eventualmente dicho estado emocional puede devenir en un amor genuino, algo que nos lleva a comprender que amor y enamoramiento son dos cosas diferentes. 

Por su lado “decepción” es sinónimo de “desengaño”, es decir; terminar con el auto-engaño que tenemos respecto de algo o alguien y así ubicarnos en la realidad. Cuando existe en la pareja afinidad de intereses y un desarrollo individual y permanente de sus capacidades, siempre habrá un mundo que compartir y, en uno y otro una persona nueva por descubrir, admirar, seducir y de la cual enamorarse, en una magia que no se acaba. 

El secreto estriba en no dejar de crecer y de mejorar nuestra calidad humana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.