• Regístrate
Estás leyendo: Cuando competir no es rivalizar
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 03:10 Hoy

Cuando competir no es rivalizar

Publicidad
Publicidad

Por uno de esos extraños antojos de invierno, saboreaba yo un delicioso helado mientras miraba sin ver realmente a ninguna parte, sumido en esa como hipnosis visual que a veces me sucede cuando disfruto algo apetitoso, de pronto llamó mi atención el pequeño grupo de escolares que desde hacía rato se había instalado en los juegos infantiles en el parque de enfrente.

Adolescentes todos, el conjunto se componía de tres varones y cuatro jovencitas y mientras los primeros se afanaban en los andamios por lograr la pirueta más espectacular, ellas permanecían conversando, en apariencia desinteresadas de la improvisada competencia atlética que los nóveles gimnastas realizaban, tratando de superar la destreza del rival en turno, a la vez quizá, que de llamar la atención de la tempranillas féminas.

La escena me llevó a preguntarme si la inclinación a competir es un rasgo mayormente masculino, o bien es natural en ambos géneros y la diferencia es solo el resultado de un aprendizaje social de siglos.

Este hilo de pensamientos, me condujo a considerar el rol que cada género juega o debe jugar en una relación de pareja que pretenda compartir un proyecto de vida, entendido éste, como la aspiración de dos personas a unirse para permanecer y prosperar juntos, en el sentido más amplio de esos dos términos, esto es; una unión armónica que favorezca el desarrollo físico, mental y social de ambos.

La filosofía económica neoliberal, tan en boga en estos últimos años, que pondera el desempeño individual por encima del sentido de colaboración, quizás haya permeado también hasta la estructura de la pareja, ocasionando con ello no solo el alto índice de rupturas matrimoniales de que hablan las estadísticas, sino también la alta volatilidad de las relaciones.

Se rompió un esquema desgastado, bien, pero un salto al vacío nunca ha sido una solución. Tal vez la fórmula esté en comprender por ambas partes, que competir no es rivalizar y que en una relación de pareja, no caben juegos de poder.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.