• Regístrate
Estás leyendo: Bello encuentro en el Camino de las Damas
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 00:18 Hoy

Desde mi rincón

Bello encuentro en el Camino de las Damas

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

La invitación de Danielle y Jean Marie a pasar el fin de semana en su casa no pudo haber llegado en mejor momento. Después de unos días, el ritmo de Paris resulta agotador, y la perspectiva de disfrutar de su cálida hospitalidad en la campiña francesa de Picardie, me resultaba ya de por sí muy atractiva, sin imaginar que mi visita se vería enriquecida con una inesperada experiencia.
Transitando por una carretera secundaria conocida como “Chamin des Dames”, por haber sido empedrada para comodidad de las hijas de Luis XV, la intención era visitar el sitio en donde, durante la Primera Guerra Mundial, se libró la brutal Batalla de Aisne, en la que murieron alrededor de 350,000 soldados franceses y alemanes.
En La Malmaison, encontramos un cementerio que, con sus interminables filas de cruces idénticas, se extendía sobre extensas y suaves colinas verdes y arboladas.
11850 soldados alemanes caídos ahí durante la Segunda Guerra Mundial, leí en la placa de entrada, mientras que en un espacio semicubierto y a una temperatura de 4 grados, se iba reuniendo con algún propósito que aún no me quedaba claro, un grupo de hombres, mujeres y algunos niños, los primeros casi todos ancianos, con elegantes uniformes militares profusamente condecorados y veteranos de diversos cuerpos del ejercito francés.
Tal vez mi posición junto al acceso, hizo suponer a un capellán militar recién llegado que era yo de los organizadores, por lo que estrechándome la mano amablemente me dio los buenos días en alemán. Entonces, observando los uniformes y con las indagaciones de Jean Marie, comprendí que se trataba de una conmemoración de la reconciliación entre Francia y Alemania, dos orgullosas naciones con una larga tradición bélica, pero con una geografía donde históricamente se funden lo galo y lo germánico.
Flores; banderas; discursos de perdón reciproco y memoria constructiva en alemán y en francés; La Marsellesa; Deutschland über Alles y finalmente el Himno de la Unión Europea: Oda a la Alegría de la novena de Beethoven.
Una pequeña ceremonia en un pequeño pueblo de Francia, pero con fortuna, una gran esperanza de Paz para todos los pueblos del mundo.


lamontfort@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.