• Regístrate
Estás leyendo: Mayor conciencia de prevención
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 17:32 Hoy

Mundo Industrial

Mayor conciencia de prevención

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

El pasado jueves aquí en la zona conurbada tuvimos en evento meteorológico muy fuerte, que sin duda tuvo un impacto dañino en muchas personas, y que afortunadamente no provocó víctimas fatales.

Las consecuencias para más de 20 mil personas, sin embargo, van a perdurar un buen tiempo, al igual que los daños a la infraestructura urbana, que de por sí ya está en malas condiciones.

Vale la pena reflexionar con respecto a una crisis de esta dimensión, para entender de fondo en dónde estamos parados y quizá crear una mayor conciencia de prevención.

Tuvimos en el lapso de cinco horas una precipitación pluvial de aproximadamente 200 mm; para poner en contexto de cuánto estamos hablando, de acuerdo con el Inegi, la precipitación anual acumulada para esta zona es de 800 a 900 mm, con un promedio en los meses de lluvia de 180 mm. En otras palabras, el jueves 3 de noviembre recibimos en unas cuantas horas más del promedio mensual de lluvia de un mes intenso.

¿La mala noticia? Las miles de personas damnificadas en sus hogares, bienes muebles, inmuebles y sobre todo en su vida diaria.

¿La buena noticia? No hubo víctimas fatales, y las principales vialidades estuvieron transitables a las pocas horas después de detenerse la lluvia.

¿Las otras buenas noticias? La ágil respuesta de las autoridades, la siempre heroica participación de las fuerzas armadas que continúan apoyando a la población más necesitada, la solidaridad de la ciudadanía apoyando con alimentos y enseres a través de los centros de acopio organizados por las autoridades.

¿La lección que debemos aprender? No estamos preparados para una contingencia de esta naturaleza; se supone que tenemos la conciencia de vivir en una zona de potenciales huracanes, así como de ser una zona susceptible de inundaciones.

La lluvia provocada por un huracán de categoría 4, se estima en un mínimo de 1000 mm, a lo largo de ocho horas (o sea, CINCO VECES lo que tuvimos el jueves). ¿Se imaginan ustedes lo que un fenómeno así causaría?

Las fuerzas de la naturaleza son incontrolables; lo que sí podemos controlar, porque ya conocemos sus efectos, son los daños que esas fuerzas provoquen, y la forma de hacerlo es con prevención.

Estoy seguro que muchas personas hoy se preguntan si fue buena idea construir una vivienda en zonas bajas, y las autoridades entender que no es correcto autorizar permisos de construcción o asentamientos en zonas marginales y sin servicios.

El desarrollo social que tanto se pregona, no es aquel que reparte despensas con el propósito escondido del favor electoral, es el que se ocupa en realidad por mejorar la calidad y estilo de vida de personas en condiciones menos favorables que las del resto de la comunidad; esa es una tarea no solo de las autoridades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.