• Regístrate
Estás leyendo: Impunidad total
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 02:17 Hoy

Mundo Industrial

Impunidad total

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

Cuando mencionamos la palabra “impunidad”, generalmente la asociamos a temas relacionados a delitos que no se castigan o crímenes que no se investigan y por lo tanto no se encuentra a los culpables.

En un sentido amplio, la definición de “Impunidad” se refiere a: “La falta de castigo para la persona o personas que hayan llevado a cabo acciones contrarias a lo establecido por las leyes propias de la sociedad donde habita”.

Si tomamos al pie de la letra esta definición, vamos a encontrar que en una enorme cantidad de servidores públicos existen niveles de impunidad de escándalo.

Pongamos como ejemplo el Congreso: tanto la Cámara de Diputados como la de Senadores y el Congreso de la Unión tienen facultades precisas señaladas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y además perfectamente delineadas en la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y sus reglamentos.

Si revisamos cuáles son sus obligaciones de acuerdo con la ley, vamos a encontrar sin duda alguna, que hay acciones que han llevado a cabo y que son contrarias a la ley que los regula, y sin embargo no hay castigo alguno por no cumplir con su deber constitucional, y esto es sin lugar a dudas IMPUNIDAD TOTAL.

Es difícil pensar que podamos tener un país con pleno estado de Derecho, cuando los legisladores no solo no cumplen con sus deberes con respecto a quienes representan, que es toda la sociedad, cometen actos contrarios a la ley que los ordena, y sin embargo ningún otro poder los sanciona o los investiga.

Tenemos muchas leyes pendientes de discutir, incluso urgentes, que implican cambios de fondo en el andar nacional, que se postergan, se posponen porque no son “los momentos políticos” para discutirse.

Nombramientos importantes se negocian como moneda de cambio a favor de prebendas partidistas y/o grupales. ¿Está esto dentro de la ley? ¿Hay alguien que sea un árbitro imparcial que ponga en primer lugar a la sociedad que en teoría eligió a esos legisladores como sus representantes?

De igual forma, miles de funcionarios públicos municipales, estatales y federales, que no solo no cumplen con sus obligaciones mínimas de servicio a la comunidad, sino que son omisos con respecto a su responsabilidad de servidores públicos. No hay nadie que castigue sus omisiones y negligencias; por lo tanto, existe gran impunidad con respecto a sus acciones fuera de las leyes que los colocaron en esa actividad.

Cuando hemos hablado de cambiar nuestra visión lineal por una visión exponencial con respecto a cómo nos hemos desarrollado y cómo deberíamos empezar a ver nuestro futuro, se vuelve imperativo reconsiderar los valores esenciales y el estado de Derecho fundamental.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.