• Regístrate
Estás leyendo: Desperdiciar alimentos en México
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 22:18 Hoy

Mundo Industrial

Desperdiciar alimentos en México

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

En un reciente estudio de la FAO, se reporta que en México se desperdicia más del 37% de los alimentos que se producen.

Cuando consideramos que este es un país pobre, se antoja que esta cifra es descomunal y refleja, por supuesto, la apatía y total falta de atención a los problemas de fondo que vivimos.

Existe una gran cantidad de información con respecto a las muchas maneras en que se pueden aprovechar una gran cantidad de los alimentos que hoy por sistema desechamos y que incluso se convierten en un problema de manejo de residuos sólidos.

En los Estados Unidos hay cuatro estados que a través de acciones sencillas y decididas están teniendo resultado impresionantes, en términos de reducir el desperdicio de alimentos y sobre todo ayudar a las personas más necesitadas.

California, Massachusetts, Ohio y Vermont, por medio de promulgación de leyes especificas que ponen limites a la cantidad de alimentos que se pueden tirar, en restaurantes, hospitales, supermercados, colegios, negocios de comida rápida, etcétera, y además promoviendo la creación de múltiples bancos de alimentos, están logrando con mucho éxito revertir a tal grado el desperdicio, que ya establecieron metas para que en 2020, dicho desperdicio sea meramente marginal.

A través de incentivos fiscales y diferentes mecanismos de apoyo, se está logrando incrementar un mayor aprovechamiento de dichos alimentos, así como elaboración de compostas, inversiones en generación a través de residuos, y la prohibición de rellenos sanitarios que tanto contaminan, tanto el aire (por el metano) como el subsuelo por los lixiviados.

Los beneficios que se están logrando han tenido impacto a lo largo de toda la cadena, desde los agricultores, como los distribuidores, los puntos de venta, los procesadores y el consumidor final. Y por supuesto, la oportunidad de llegar a personas de muy escasos recursos con la ayuda por lo menos de una buena alimentación.

De igual manera, se están empezando a desarrollar nuevas actividades económicas que generan empleos bien remunerados, al transformar en productos terminados, alimentos que antes se consideraban desechos, y por lo tanto no agregaban valor, sino por el contrario, generaban costos adicionales para ser desechados.

Estas mejores prácticas están disponibles y sin costo para todos los que lo requieran; se vuelve interesante el que programas millonarios de Desarrollo Social contemplaran actividades de capacitación y de amplia difusión sobre ellos, y así generar oportunidades para que en verdad estuviéramos ganando la batalla a la pobreza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.