• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 11:29 Hoy

Mundo Industrial

Cuando el robot y la IA nos desplacen…

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

Siguiendo la tónica de la semana pasada, con respecto a lo que nos espera en el futuro de corto y mediano plazo, y muy ligada a lo publicado por el Foro Económico Mundial de lo que va a representar el impacto de la tecnología en los siguientes años, ahora vamos a comentar la publicación de uno de los fundadores de la Singularity University, el Dr. Peter Diamandis, quien además es considerado uno de los expertos más reconocidos en temas de innovación.

Existen opiniones autorizadas y altamente calificada, como la publicada por Mckinsey & Co. en el sentido que en las próximas décadas, alrededor del 45% de los empleos que conocemos como tradicionales, se perderán conforme crezca el uso de robots e inteligencia artificial.

En una publicación reciente en Singularity Hub, el Dr. Diamandis plantea estas interrogantes al respecto:

Probablemente se van a perder estos empleos, y si esto pasa, ¿qué vamos a hacer para vivir? ¿Cómo vamos a ganar dinero?

Este fenómeno de pérdida de empleos derivado de la tecnología tendrá un impacto mayor y más veloz en los países más desarrollados, por lo cual veremos una transición paulatina en el tema.

Es por ello que vale la pena empezar a analizar posibles soluciones y establecer mecanismos para que esa transición pueda ser más tersa y bien estructurada.

Expertos opinan que el desempleo derivado del avance de la tecnología será totalmente disruptivo y provocará cambios agudos sociales que preocupan grandemente.

El Dr. Diamandis comenta sobre esto:

Algunos creen que la sociedad se adaptará, primero a través de la desmonetización de nuestro costo de la vida, seguida por la amplia implementación del proyecto de Ingreso Básico Universal. (UBI Universal Basic Income).

El UBI es una política por la cual los ciudadanos de un país reciben regularmente una suma de dinero de manera incondicional, ya sea de parte del Gobierno o de alguna institución pública, adicionalmente a cualquier otro ingreso que se pueda recibir de otras fuentes.

Continúa el Dr. Diamandis:

Aun cuando pienso que las implicaciones de implementar el UBI son muy positivas, existen retos enormes por resolver: ¿De dónde provendrá este dinero? ¿Impuestos?

¿Tendrán los gobiernos la capacidad de reaccionar lo suficientemente rápido, dado el paso del avance tecnológico que la innovación y automatización tienen?

¿Causará el UBI más problemas que soluciones?

Por lo menos creo que el UBI será una de las muchas herramientas a considerar a partir del decremento de costo de la vida.

Cuando esto pase, estaremos un paso más cerca de vivir en un mundo de abundancia.

¡Interesantísimo!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.