• Regístrate
Estás leyendo: Aprender, desaprender y reaprender
Comparte esta noticia

Mundo Industrial

Aprender, desaprender y reaprender

Luis Apperti

Publicidad
Publicidad

A finales de la década de los 60’s, Alvin Toffler publicaba su libro El Shock del Futuro, y fue en ese libro en el que cito la frase: “Los analfabetas del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.” En pleno siglo XXI estamos constatando que su visión futurista se confirma como una realidad contundente. Hoy más que nunca tiene vigencia esta frase ante la ola de información tecnológica a la que tenemos que abrir espacio de aprendizaje, y ante la velocidad con la que cambia; verdaderamente requerimos de un proceso de desaprendizaje y reaprendizaje. Hace unos días me comentó mi hija acerca de un video que le presentaron en el seminario de Exponential Innovation de Singularity University, en donde un ingeniero que trabaja en una fábrica de bicicletas recibe el reto de unos trabajadores, en el sentido de cuestionarle que no podía manejar una bicicleta a la que estos trabajadores le habían hecho un muy pequeño cambio. Y este pequeño cambio consistía en un par de engranes que hacía que el manubrio de la bicicleta girara en sentido opuesto al tradicional; esto es: al girar el manubrio a la derecha, la rueda delantera de la bicicleta giraba a la izquierda, y al girar a la izquierda, la rueda giraba hacia la derecha. Para alguien acostumbrado (por haber aprendido así a controlar la dirección de la bicicleta) por años a conducir la bicicleta de esa manera, resultaba imposible el mantener el equilibrio, ya no digamos, el dirigir adecuadamente el rumbo de la misma. Empeñado en vencer el reto, este ingeniero lo intentó por ¡ocho meses! Hasta que pudo mantenerse y dirigir el rumbo de la bicicleta. Posteriormente intentó retomar una bicicleta normal, y se topó con la dificultad de no poderlo hacer de inmediato; le llevó varios intentos y 20 minutos retomar lo que por años había hecho con habilidad. Este video es un extraordinario ejemplo de lo difícil que es para los seres humanos que estamos diseñados y entrenados por generaciones a pensar linealmente, y es absurdo asumir que vamos a poder cambiar nuestra forma de pensar de la noche a la mañana. Se requiere de un gran esfuerzo para, con convicción absoluta primordialmente, poder cambiar nuestro enfoque hacia el pensamiento exponencial. Lo primero es tomar la decisión de hacerlo y de inmediato, ponerse a practicarlo de manera cotidiana; una vez que logramos el reaprendizaje, el proceso es absolutemente espontáneo y sencillo. El mundo de hoy nos lo exige; demos ya el primer paso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.