• Regístrate
Estás leyendo: La última película
Comparte esta noticia

El Sép7imo Rollo

La última película

Luis Alberto López García

Publicidad
Publicidad

A simple vista la historia de tres adolescentes en pleno tránsito a la vida adulta pudiera parecer una trama sin trascendencia, sin embargo la profundidad del guión de La última película cambia radicalmente esa idea. La cinta dirigida por Peter Bogdanovich está basada en la novela homónima de Larry McMurtry, quien contribuyó en el guión que reflejó parte de sus vivencias personales en un pueblo tejano.

La historia está ambientada en los años cincuenta y nos presenta a un grupo de jóvenes que están por concluir su educación y deben enfrentarse a la realidad de seguir en su pueblo o buscar algo más fuera.

Las opciones para divertirse en esa localidad son simples, pero significativas: un billar, ver una película en un viejo cine o comer algo en una cafetería. Los protagonistas de esta historia son los mejores amigos Sonny (Timothy Bottoms) y Duane (Jeff Bridges), así como la novia del segundo, Jacy (Cybill Shepherd).

La banda sonora de la película sin duda complementa el ambiente de nostalgia y final de una época. Tenemos canciones del género country emblemáticas como Why don’t you love me, autoría de Hank Williams y que considero fue la mejor opción para cerrar la historia. La cinta estuvo nominada a ocho Premios de la Academia en 1971, sin embargo ganó solamente dos que le fueron otorgados a los actores secundarios que dieron vida a Sam y Ruth Popper. La actuación de Ben Johnson y Cloris Leachman, respectivamente, fue por mucho de las mejores no nada más en la cinta sino de la época setentera.

Mientras que uno dio vida a un entrañable personaje de un pueblo que sirvió como mentor de muchos jóvenes y clave en el esparcimiento local, la otra hizo lo propio con una mujer casada, pero abandonada emocionalmente y que de un momento a otro tiene un cambio radical gracias a uno de los jóvenes que entrena su esposo. Sus papeles más que secundarios fueron fundamentales para apreciar la belleza sentimental del filme que captó con atinadas tomas y secuencias el fotógrafo Robert Surtees.

La última película representa un vuelco a la añoranza universal de la vida: la madurez, el amor juvenil, el descubrimiento sexual y un homenaje al cine mismo digno de ver.


luis.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.