• Regístrate
Estás leyendo: Super Bowl LII e historias de cenicienta
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 15:49 Hoy

Aquí, en corto…

Super Bowl LII e historias de cenicienta

Luis Alberto Azcona

Publicidad
Publicidad

Hoy he de confesarles, mis tres ávidos y entusiastas lectores, que soy el primero en reconocer que el campeonato que obtuvieron las Águilas de Filadelfia es muy merecido, sin embargo, no ha dejado de sorprenderme. Como ustedes recordarán, creo que fui el único que abrió la boca para decir que la temporada regular de los actuales monarcas no era tan complicada y por eso la marca que tuvieron.

A, los hechos me remito: victoria sobre Redskins, luego derrota con Kansas City; triunfos sobre Gigantes, Cargadores, Cardenales, Panteras, nuevamente Redskins, San Francisco, Broncos y luego descanso. Regresan ganando a Dallas y Chicago, para luego perder con Seattle. Siguen con victoria sobre Rams, Gigantes, y Raiders, para culminar regalando un partido ante los Vaqueros.

Como lo habrán notado, de todos los rivales que enfrentó, solo los Jefes y los Carneros llegaron a playoffs. El resto con marcas perdedoras o mediocres, que avalan que su calendario no tuvo mayores obstáculos. Y para acabarla de joder, se quedaron sin su QB estelar, Carson Wentz, lo que claramente nos pintaba un panorama complejo.

Nick Foles, QB suplente de séptimo año que venía de Kansas City, llegó con números que a nadie impresionaban: 537 yardas, 5 TD y 2 intercepciones en solo tres partidos. ¿En verdad alguien esperaba que Filadelfia llegara hasta donde lo hizo? ¿A alguien se le ocurrió que siquiera pasarían por encima de los Jefes? Por lo menos yo no.

Y muchos me dirán que no mame, que solo veo lo negativo de las cosas, que soy un amargado y que la defensa era la segunda mejor de la NFL. Y estoy de acuerdo, ¡pero vean ante qué equipos jugó! ¡Estoy seguro de que nadie daba un peso por ellos!

Déjenme les digo que ya en playoffs todo fue diferente y a cada paso que daban, su Charro Negro de confianza se sorprendía más. Victoria apretada ante Atlanta, pero más por la incapacidad de Matt Ryan, que por el nivel de Filadelfia. Después aplastante triunfo sobre Minnesota y con una demostración defensiva digna de los mejores.

Y para culminar, ¡la actuación en el Super Bowl LII fue otra cosa, señores!

Foles simplemente actuó como si llevara diez temporadas jugando al mejor nivel. Una y otra vez completaba con maestría con sus receptores y no se achicó en los momentos más duros de presión. Al final una jugada de la segunda mejor defensiva, que por cierto nomás no podía detener a Brady, remató con la historia de cenicienta que todos conocemos.


Twitter: @AzconaMilenio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.