• Regístrate
Estás leyendo: De una salida anunciada y la crónica de la torpeza habitual.
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 06:58 Hoy

Aquí, en corto…

De una salida anunciada y la crónica de la torpeza habitual.

Luis Alberto Azcona

Publicidad
Publicidad

Por más que trato de recordar, mis tres ávidos y entusiastas lectores, no me puede venir a la mente alguna otra ocasión en el futbol mexicano en la que una noticia haya causado tantas reacciones, tanta controversia y al mismo tiempo tanta solidaridad y unión en general, como desde hace algunos días lo ha sido el aparente despido de Matías Almeyda.

Y cuando digo “aparente”, quiero ser muy claro porque hasta el momento no existe un comunicado oficial por parte del Club Guadalajara que lo de por hecho. Hasta hoy, ni Jorge Vergara, ni José Luis Higuera o Paco Gabriel de Anda han dado señales de vida para confirmarlo o negarlo. Mientras tanto, Almeyda se limitó a publicar una respuesta a sus jugadores en su página de Instagram, que aunque deja ver que todo se encamina a una salida anunciada, tampoco es como que un hecho confirmado.

Pero más allá de que todos estas especulaciones se hagan realidad, me parece que de ser cierto, los directivos de Chivas están cometiendo la más grande estupidez en la historia del club. Me resulta ilógico y absurdo pensar que una vez más, Jorge Vergara tome una decisión con las entrañas y sin importarle las consecuencias, que creo esta vez serán irreversibles.

Mucho se habla de traición por parte de Gabriel de Anda. También mucho se dice de deslealtad y resentimiento de José Luis Higuera debido a la pérdida de reflectores y su poco protagonismo, esto a partir de la llegada y el consecuente éxito de Almeyda. De igual manera se rumora que fue el apoyo que recibieron los jugadores de su entrenador, esto debido a la falta de pago de algunas primas, lo que al final sacó de sus casillas a Vergara por verse exhibido. Todos sabemos que ha hecho de la precipitación y la torpeza algo habitual.

La realidad es que acá, su Charro Negro de confianza, no conoce personalmente a ninguno de los mencionados directivos, por lo que se me hace prematuro y un poco exagerado crucificarlos, sobre todo cuando no tenemos la certeza de lo que provocó el rompimiento.

¿Consecuencias? Les puedo enumerar muchas, sin embargo creo que la más notoria será la falta de ese liderazgo que Matías construyó a base de trabajo, humildad, disciplina, personalidad, carácter, honestidad y cercanía con el plantel. Me resulta claro que el malestar de los jugadores se verá reflejado y tendrá repercusiones en el funcionamiento. Ya ni decir de los aficionados, que desde ahora están promoviendo un boicot para no consumir productos del chiverío y darles en donde más duele: en el bolsillo.

No cabe duda que las pendejadas cuestan mucho y Vergara lo sabe. Al parecer le gusta tropezar con la misma piedra y creo que hasta la piel ya tiene curtida. Al final, a Matías Almeyda no le faltará trabajo y ya se menciona su nombre para dirigir a México. ¡Ojalá!


Twitter: @AzconaMilenio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.