• Regístrate
Estás leyendo: De continuidad y poca seriedad
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 11:04 Hoy

Aquí, en corto…

De continuidad y poca seriedad

Luis Alberto Azcona

Publicidad
Publicidad

Aunque hasta el momento de escribir esta columna no ha habido un comunicado oficial que asegura la salida de Juan Carlos Osorio de la selección mexicana de futbol, muchos medios ya se han dado a la tarea de tratar de sacarle algunas palabras al entrenador para finalmente, saber de su decisión en cuanto a la prolongación de su proyecto en México. 

Independientemente de la determinación que el colombiano tome, aquí, su Charro Negro de confianza sigue sin entender la postura de la FMF de darle continuidad a un trabajo que nació errado y terminó por consumarse igualmente fallido. Mucho he escuchado a los defensores del continuismo hablar de números y estadísticas, sin embargo, creo que no se han dado a la tarea de analizar el resultado final y ese fue el mismo de siempre. 

Yo personalmente, mis tres ávidos y entusiastas lectores, he sido de los principales detractores del sistema de Osorio, así como también tuve que reconocer cuando el equipo mexicano lució buen nivel de juego. De igual manera critiqué con fundamentos el pésimo trabajo de Guillermo Cantú y la complacencia de los dueños de la pelota ante un panorama que se visualizaba nada halagador. 

Como yo sí tengo memoria, les puedo asegurar que nunca tuve empacho en criticar con severidad las rotaciones, las deficiencias de un sistema mediocre y el interés económico de un pequeño grupo al que solo le importa el dinero que genera la selección, soslayando la opinión de aficionados, periodistas y ex entrenadores en medios, que al final son los que de alguna manera sufren y se frustran con cada tropiezo. 

En mi particular opinión, no voy a extrañar a un Juan Carlos Osorio que nunca fue autocrítico con su trabajo y no voy a echar de menos a un entrenador que en términos reales dejó muy poco positivo durante su gestión. Las estadísticas cuentan, pero no cuando el objetivo final quedó muy lejos de cumplirse. No, cuando no quedó plasmado un avance en el nivel de juego del equipo mexicano. 

Yo no tengo elementos para calificar la capacidad de Osorio, mucho menos para saber si es o no un técnico documentado que pudiera darle un vuelco a la situación histórica de nuestro país en campeonatos mundiales. Lo que sí sé es que nunca habíamos tenidos resultados tan escandalosos en partidos oficiales como sucedió con él como responsable. 

Ahora mismo ya se barajan nombres para suceder al entrenador nacional, sin embargo, desde ahora les digo que no se emocionen mucho, pues nuevamente pesará más en los federativos la idea de seguir lucrando con un negocio que genera millones de dólares, antes que pensar en la evolución y mejoramiento del futbol mexicano. Así las cosas. 


Twitter: @AzconaMilenio


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.