• Regístrate
Estás leyendo: Sextear: menos mochos y más derechos
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 03:11 Hoy

Sí contamos

Sextear: menos mochos y más derechos

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

De repente se te ocurre mandar a través de internet mensajes, fotos o videos pasaditos de tono con contenido sexual, a eso se le llama sextear o sexting. Esa práctica cada vez más común, ha causado polémica entre autoridades mexicanas y organizaciones civiles, debido a la campaña #PensarAntesdeSextear.

La campaña fue lanzada el pasado 10 de julio por el Instituto Nacional de Trasparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) con el apoyo de Google, el colectivo Pantallas Amigas y otras dependencias gubernamentales que se han ido sumando a la iniciativa. Consta de animaciones y pósteres que dan motivos para no sextear.

Organizaciones de la sociedad civil y colectivos enfocados en la defensa de derechos digitales y sexuales han cuestionado la forma en la que se ha planteado dicha campaña; pues ésta sugiere la abstinencia de la difusión de imágenes, videos o textos de contenido sexual.

También promueve la estigmatización al considerar hacer sextingcomo “mala idea” porque afecta la “reputación” y simplemente, de acuerdo al contenido difundido, no está bien visto moralmente.

Las organizaciones señalan que la campaña realiza una censura indirecta porque anula la práctica del sexting, en lugar de proteger la privacidad de las personas y respetar sus derechos sexuales.

En plena era digital, el sexo se ha convertido en algo más que un simple intercambio de fluidos y espacios físicos. Las personas han ido explorando su cuerpo y las formas en las que eligen tener sexo, mediados por un lente, pantalla o celular. Estas garantías están amparadas en los derechos humanos que promueven la capacidad de expresar la sexualidad sin discriminación.

Sin duda, ignorar estos derechos no resultó ser una buena idea. El gobierno mexicano optó por dar muestras de un profundo conservadurismo y desconocimiento del tema al lanzar una campaña para “prevenir” el sexting, listando diez motivos para no hacerlo, en lugar de dar herramientas para una práctica segura y una toma de decisión más informada.

Sextear no es malo, menos vergonzoso. Como toda práctica sexual conlleva riesgos. Los tiempos ya no están para más restricciones. Decidir con quién, cómo, cuándo y por qué tienes sexo, también es una forma de libertad de expresión y de empoderarte.

Seamos menos mochos y más derechos.


Twitter: @nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.