• Regístrate
Estás leyendo: Para ser correctos, no corruptos
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 19:17 Hoy

Sí contamos

Para ser correctos, no corruptos

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

Los funcionarios del Ayuntamiento de Torreón, que por ley están obligados a rendir sus declaraciones patrimoniales, se caracterizan por una cosa: su opacidad. De acuerdo coninformación de la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Estado de Coahuila, dos mil 180 servidores públicos en la entidad, no han cumplido con esa disposición legal; de éstos, 41 por ciento labora en la administración municipal torreonense.

Lo que queda claro es que en Coahuila los servidores públicos pueden incumplir con aparente facilidad una Ley de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, impulsada y presumida hasta el cansancio por el propio Gobernador Rubén Moreira Valdez.

Pese a los anuncios y compromisos verbales, tanto de la administración estatal como de la municipal, las acciones denotan una resistencia por acatar disposiciones que buscan erradicar vicios tan dañinos como el de la corrupción,para favorecer prácticas que contribuyan a crear confianza entre la ciudadanía. Los hechos demuestran, una vez más, que en la esfera pública se maneja un discurso, pero a la hora de la praxis gubernamental, las acciones son contrarias al fomento de una cultura por la transparencia y la rendición de cuentas.

Vale la pena recordar que, son los Jefes de Departamento, hacia arriba, tanto de las administraciones estatales como municipales, quienes están obligados a cumplir con la referida disposición establecida en la ley.

Hace algunos años habían trabas para informar cuánto ganaban. Finalmente, lo hicieron. Ahora, mientras se niegan a entregar su declaración patrimonial incumpliendo la ley, los ciudadanos empujan iniciativas como al Ley 3 de 3, para solicitar que transparenten tres tipos de declaraciones: patrimonial, de interés y fiscal. Pero, ¿cómo creerles que cumplirán?

¿Cuánto más se tardarán las autoridades en comprender que la ciudanía desconfía de las instituciones que ellos representan, y que la situación se agrava, cuando son lo primeros en violar disposiciones que ellos mismos presumen?Los ciudadanos debemos demandar a los servidores públicos vencer las resistencias de no abonar a mejores prácticas en el ejercicio de su gobierno.

“Sé correcto no corrupto”, dice una campaña promovida por la actual administración torreonense. En el slogan (que mañosamente intenta relegar la responsabilidad de la honradez gubernamental en los ciudadanos), lleva la penitencia. Porque lo “correcto” es cumplir con ley; mientras que lo corruptoes continuar con la opacidad.


Twitter: @nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.