• Regístrate
Estás leyendo: Imaginar una ciudad diferente
Comparte esta noticia

Sí contamos

Imaginar una ciudad diferente

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

En mi ciudad es frecuente que atropellen a peatones y ciclistas. Cada vez es más notoria nuestra agresividad al conducir un automóvil; poco a poco, vamos perdiendo el gesto amable hacia los demás. La forma en la que manejamos es extensión de nuestra personalidad y estado de ánimo. Solemos sentimos poderosos, casi intocables: mientras llegue a mi destino no importa lo qué pase con los demás. Los ciclistas deben adaptarse a mi manera de conducir, no yo a la forma de andar de un peatón o ciclista. Son ellos los que deben hacerse visibles porque yo voy en mi coche y la calle se hizo para los autos, por eso hay banquetas.

Me gusta caminar por el rumbo donde vivo. Sin embargo, debo reconocer que seguido siento miedo –dejaré el tema del acoso, para otra ocasión– sobre todo porque por mi casa no hay señalamientos, las banquetas (en los tramos donde hay) son angostas y los automovilistas con frecuencia exceden los límites de velocidad. Uno que otro día salgo a dar un paseo en bicicleta y la sensación es muy parecida.

Trato de ser empática con aquellos que no tienen los mismos privilegios. Los largos tramos de caminata que hacen por el mal diseño de las rutas de transporte, las duras pedaleadas para llegar a su trabajo en la obra, y luego sortear la agresividad de los conductores en sus camionetas último modelo. Todo esto bajo el sol lagunero que no mengua. A muchos de nosotros nos gusta soñar. La verdad no veo nada de malo en ello, al contrario. Porque mi ciudad se ha convertido en un sitio hostil para vivir, y tenemos que empezar a imaginar escenario diferentes. Tener la certeza de que una mejora es posible, y que las acciones colectivas rinden frutos. Las ideas acompañadas de hechos producen cambios significativos.

¿Quién no quiere un sitio mejor donde vivir? Lograrlo también implica esfuerzo y trabajo. Disponer de tiempo para obtener mejoras. También implica renunciar a una que otra comodidad, pero es posible y el resultado podría ser alentador.


Twitter: @nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.