• Regístrate
Estás leyendo: El plagio sí importa
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 01:24 Hoy

Sí contamos

El plagio sí importa

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

“Hoy en la noche le presentaremos una faceta que no conocíamos aunque podríamos haberla intuido del hoy Presidente” nos decía la periodista Carmen Aristegui a través de sus redes sociales como antesala a su nueva investigación titulada Peña Nieto, de plagiador a presidente.

Justo al finalizar la olimpiada de Río 2016, que dejó en la memoria el amargo a sabor de la falta de apoyo a los atletas mexicanos y los escándalos de corrupción de las instituciones deportivas de nuestro país, nos enteramos que el presidente de México Enrique Peña Nieto había plagiado por lo menos 28 por ciento del contenido de su tesis de abogado.

El tema se posicionó de inmediato en las redes sociales revelándonos que para muchos mexicanos el plagio prácticamente no importa o lo consideran como algo menor, pues opinan que podrían esperar cosos peores del presidente o de cualquier otro líder político.

Algunas críticas se centraron en la forma en la que se presentó la investigación y hubieron quienes hasta llegaron a decepcionarse por el contenido del reportaje. “Esperábamos más”, “Eso no es prioritario comparado con los pobres en México”, “¿Quién no ha copiado alguna vez en la universidad?” se leía en facebook y twitter. Tal parece que a los escándalos ya nos estamos acostumbrando, y algo tan grave como el plagio nos parece poco.

Las respuesta de la audiencia es reveladora y hasta cierto punto entendible –en algunos casos­– sí tomamos en cuenta que en México los habitantes de 15 años y más tienen 9.1 grados de escolaridad de promedio, lo que significa un poco más de secundaria concluida, de acuerdo con datos del INEGI. Es decir, la mayoría de los mexicanos no han hecho una tesis y desconoce el nivel de importancia que tiene respetar la investigación y las ideas de los demás.

Pero ¿por qué es peligroso restar importancia al plagio? Simple, el plagio es una forma de corromper, que significa trastocar o manipular algo.En una segunda acepción del termino significa echar a perder, depravar, dañar y pudrir, de acuerdo a la Real Academia Española.

Entonces no se trata de un error de estilo, se trata de robar las ideas de los otros para un fin personal y así consumar un engaño. Y eso es corrupción. El reportaje va más allá del impacto a la imagen pública, ya de por sí desgastada del presidente, también documenta y lo hace con rigor, un acto irresponsable. Logra con evidencias destapar lo oculto.

Por supuesto que el plagio no sorprende, pero viniendo de quien viene cobra una profunda relevancia.

México no va a cambiar hasta que erradiquemos la corrupción en cualquiera de sus formas, aún las que en apariencia sean menos dañinas.


Twitter: @nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.