• Regístrate
Estás leyendo: Construir
Comparte esta noticia

Sí contamos

Construir

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

La corrupción, la inseguridad y la impunidad tienen un costo político. En el caso de México la decisión del electorado fue contundente: no más de lo mismo. La gente convirtió un proceso electoral que se había caracterizado por la violencia, con más de una centena de políticos muertos, en un fiesta popular en el Zócalo de la Ciudad de México.


 Pese al festejo, la polarización, el enojo y la violencia son males que sanarán -esperemos que así sea- a largo plazo y la construcción no será tarea sencilla. 

 
Las expectativas que la población tiene en Andrés Manuel López Obrador son altas, tanto como los riesgos asumidos por Morena al elegir a sus candidatos en el interior del país.


 Los cangrejos ermitaños se forman del mayor al menor para conseguir una nueva caracola que los proteja, y eso fue lo que pasó en varias entidades. A la nueva casa se mudaron algunos que dejaron un muladar en su anterior concha.


 ¿Cómo se limpiarán estos espacios, sí las costumbres del mal quehacer político persisten? 


Una posibilidad es el manotazo pacífico que dio el electorado en México. Tal vez, eso lleve a la reflexión a quienes por ahora conservan el poder en algún espacio del servicio público. El descaro, el cinismo y la prepotencia, son características que han cansado a la población que ahora castiga con la única herramienta que le dejaron disponible: ejercer su voto. 


La sociedad comenzó a sacudirse el miedo y la apatía. Eso debe cuidarse como un tesoro que deberá fortalecerse con una cultura de respeto y formación cívica en los principios democráticos. Por eso, la posición de José Antonio Meade y Ricardo Anaya al reconocer su derrota fue tan valiosa. Son los indicios de una posibilidad de cambio y comprensión hacia el ánimo colectivo. Sin embargo, esto no da certezas. Es apenas un gesto que abre una esperanza de cambio. 


En Coahuila sabemos bien lo que significan las frases “aceitar la maquinaria” o “nos llevamos el carro completo”. También que nos cierren los espacios de participación ciudadana por los fantasmas de la partidización. Ahora, los tiempos exigen la construcción y la recuperación de las instituciones, porque ya tenemos evidencias de que debilitarlas hace perder elecciones. 



Twitter:@nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.