• Regístrate
Estás leyendo: Cuando Carlos Marx fue mi paciente
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 01:02 Hoy

Cuando Carlos Marx fue mi paciente

Publicidad
Publicidad

A 150 años de la publicación de El Capital

Psicólogo: Estimado Dr. Marx, si tuviera que señalar la experiencia que más influyó en su vida y en sus ideas, ¿qué nos diría?

Marx: Bueno, curiosamente se trata de un hecho que ocurrió un año antes de que yo naciera. Después de que Napoleón fue derrotado, Tréveris, la ciudad donde vivían mis padres, pasó a formar parte de Prusia, donde existía una ley que impedía a los judíos ejercer puestos públicos. Ya que mi padre trabajaba como abogado en un juzgado existía el riesgo de quedarse sin empleo, por lo que decidió convertirse al protestantismo. No sé el día exacto, pero mi padre fue bautizado por el pastor protestante de la comunidad luterana de Tréveris. No era un caso aislado, cerca de cuatro mil judíos que vivían en Prusia cambiaron de religión entre 1812 y 1846.

Psicólogo: Pero no entiendo cómo este hecho pudo haber influido en su vida.

Marx: ¡Imagínese lo que esta conversión significó para la familia de mi padre y de mi madre! Ambas familias provenían de antiguas dinastías de rabinos muy prestigiados. Mi tío era rabino, mi abuelo era rabino, mi bisabuelo era rabino. La conversión de mi padre fue una traición a una comunidad milenaria.

Psicólogo: ¿Y cómo reaccionaron sus padres ante esta conversión?

Marx: Con una enorme culpa. El acto que cometieron los hacía sentir como si merecieran el repudio de los demás. Siempre pensaron que su traición nunca encontraría el perdón de los ancestros.

Psicólogo: ¿Tuvo esto alguna influencia en su educación?

Marx: Claro que sí. La educación que me dieron buscaba redimir esa culpa. Mi madre sólo se convirtió al protestantismo por los motivos profesionales de mi padre, pero continuó siendo una judía muy piadosa. En el judaísmo el hijo mayor es considerado hijo de Dios, y, generalmente, su destino es abrazar la profesión de rabino. Desde el siglo XVII todos los hijos mayores que tuvieron mis ancestros en Tréveris fueron rabinos.

Psicólogo: Ya entiendo.

Marx: Permítame continuar. Inconscientemente, mis padres creían que, si yo llegara a anunciar la salvación, si llegara a convertirme en el salvador, entonces su acto, su traición, encontraría el perdón. Entonces estarían libres de culpa. Si yo llegará a ser una especie de rabino laico podrían encontrar la reconciliación con sus propios padres, podrían redimir la maldición que ellos creían que pesaba sobre su persona.

Psicólogo: Parece que efectivamente esto influyó en su pensamiento. Un psicoanalista del siglo XX dice que usted consideró el proletariado como el nuevo pueblo de Israel, al que habría que anunciar la salvación.

Marx: ¡Tonterías!

Psicólogo: ¿Y qué me podría decir sobre la relación con su madre?

Marx: Ella fue una mujer sencilla, sin intereses intelectuales, que me dio bastante amor. Puedo decir que fui un niño sobreprotegido. El ser el hijo preferido de mi madre me hizo tener la sensación de que era un elegido. Creo que de esta relación surgió la idea de que tendría que cumplir una misión única y de dimensiones trascendentales: señalarle a la historia su destino.

Psicólogo: Pero sus biógrafos señalan que la relación con su madre no fue en la vida adulta tan agradable.

Marx: Sí, efectivamente. Y este conflicto también me afectó profundamente. Cuando murió mi padre, se empeñó en que terminara el estudio y abrazara una profesión. Como mi tesis de doctorado se prolongaba, comenzó a quejarse de su situación financiera, jamás comprendió que mis estudios necesitaban tiempo. Y tampoco entendió que yo llegaría a ser el “gran hombre” que ella esperaba, sólo que en otro sentido.

Psicólogo: Pero su madre era viuda y tenía que mantener a cinco hijas solteras. Además, parece que Usted, siempre fascinado por la idea de que tendría que cumplir una misión histórica, se aprovechó de la situación financiera de su madre, posteriormente de su esposa y luego de la de su amigo Engels. Hablemos de su matrimonio. Aún después de muchos años de casado, Usted escribía cartas bastante románticas a Jenny, su esposa. Sin embargó, a mediados de los años sesentas tuvo un hijo ilegítimo con Helene Demuth, quien era parte de la servidumbre de la casa.

Marx: Nuestro matrimonio ya estaba desde hacía bastante tiempo en crisis. Mis estudios me habían alejado de la familia. Jenny me reprochaba constantemente mi incapacidad para mantener a la familia. Ese hijo ilegítimo no significaba nada. Para evitar el escándalo convencí a Engels de aceptar su paternidad, por eso decidimos llamarlo Frederick, como Engels. Luego lo dimos a unos padres adoptivos. Hice todo lo posible para que Jenny no se enterara de este asunto.

Psicólogo: A pesar de que se le considera una persona fría, falta de sentimientos y extremadamente egoísta, con sus hijas logró tener una relación bastante buena.

Marx: Mis tres hijas fueron muy inteligentes y bonitas. La mayor, Jenny, fue mi preferida. Las tres fueron mujeres sobresalientes que además se comprometieron apasionadamente con las causas del socialismo.

Psicólogo: Pero Laura y “Tussy”, como llamaba a Eleonor, terminaron por quitarse la vida.

Marx: Sus suicidios no tuvieron que ver conmigo. Yo ya había muerto cuando sucedieron. Más bien tuvieron que ver con los hombres con quienes decidieron compartir sus vidas.

Esta entrevista es ficticia. Sin embargo, los datos que se mencionan provienen de las biografías de Carlos Marx.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.