• Regístrate
Estás leyendo: Cambia las filas por tu sillón favorito
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 01:40 Hoy

Columna de Karla Berman

Cambia las filas por tu sillón favorito

Karla Berman

Publicidad
Publicidad

Cuando pienso en ir a una tienda o centro comercial lo primero que pasa por mi mente son las largas horas en los probadores, esos reducidos espacios, iluminados con luz blanca y con un espejo que estoy segura que está distorsionando mi reflejo, mientras trato de convencerme si la neta, la neta esa falda que elegí es la mejor opción para una junta de trabajo.

Durante mi infancia, mi papá, mi hermano y yo pasábamos larguísimas horas acompañando los días “de compras” con mi mamá y recuerdo que siempre terminábamos literalmente dormidos en los silloncitos que tan amablemente alguien ponía en las tiendas departamentales de los 80.

Este problema evolucionó, ya que cuando crecí empezaron a gustarme las “cosas”, pero aún no me gustaban las tiendas y no me quedaba mayor remedio que reciclar ropa de mi mamá.

Y entonces avanza el tiempo y ¡la historia se torna feliz! Llega el comercio electrónico, esa maravillosa experiencia donde puedo comprar lo que me gusta, comparar precios al instante y tener la mayor selección desde la comodidad de mi laptop mientras veo mi serie favorita y como helado de café.

Las personas aprovechan estas fechas para adelantarse con las compras navideñas y emprenden la ardua búsqueda de ese regalo prometido para sus hijos, esposos, familiares o amigos. Con esa misión en mente, esta época nos resulta muy atractiva como consumidores y es por eso que millones de personas se avalanchan en las tiendas en busca de las mejores ofertas.

En 2013 El Buen Fin logró 63.3 mil millones de pesos; en 2014 llegó a 73.4 mil millones, y en 2015, a 80.7 mil millones. Por ello esta temporalidad es clave para empresas, tiendas de retail y negocios.

Y si bien resulta ser un fin de semana enormemente atractivo, la realidad es que también cada año implica un gran esfuerzo físico y mental. Es ahí donde lo digital se vuelve más importante, ya que podemos ahorrarnos todo esto y hacerlo desde la comodidad de nuestros hogares en la web.

Desde 2014, las búsquedas del Buen Fin han aumentado 24 por ciento, y los clicks durante esta temporalidad aumentan 67 por ciento año con año, contribuyendo a las ventas finales.

Sin duda cada vez nos resulta más fácil adquirir productos y servicios a través de la web, al ser una vía más sencilla, rápida y eficiente. Además, nuestros dispositivos móviles hacen aún más fácil la búsqueda de aquello que deseamos o necesitamos en el momento preciso. Tan solo en el mes de noviembre las búsquedas en móvil han alcanzado hasta 63 por ciento de las búsquedas totales.

En México está comprobado que esta influencia digital impacta la venta en tiendas, ya que la investigación se realiza online y las compras se realizan cada vez más por este canal. En nuestro país 53 por ciento de las ventas del Buen Fin tienen un componente online, ya sea en la investigación o en la compra, mientras que en Estados Unidos esta cifra sube hasta 64 por ciento.

Las compras online han crecido tanto que en 2 años El Buen Fin ha duplicado sus ventas por este canal. Y se pronostica que para 2016 las ventas online crecerán 31 por ciento, lo que quiere decir que de los 89 millones de pesos que se venderán, 11.6 vendrán de ventas en línea.

Estoy segura de que a más de uno le encantaría la idea de cambiar la ida a la tienda por la opción de prepararse un delicioso chocolate o café caliente, sentarse en su sillón favorito con su laptop o smartphone y comprar en la comodidad de su casa.

*Sector Lead - Food & Beverage de Google México.

@googlemexico

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.