• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 22:17 Hoy

Apuntes financieros

La radio en un punto de quiebre

Julio Serrano

Publicidad
Publicidad

No es la mejor época para la vieja industria de la radio en nuestro país. Por primera vez en más de 20 años se subastarán nuevas estaciones —257 para ser exacto— incrementando de golpe y de manera considerable el número de competidores. Y por primera vez en la historia, la licitación se realizará mediante una subasta pública; esto es, no se otorgarán adjudicaciones directas, como era costumbre en el pasado.

Con la mayor competencia, un negocio que de por sí ya estaba complicado y que enfrenta fuertes amenazas tecnológicas se complicará aún más. Para sorpresa de pocos, los jugadores actuales, agrupados en la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión, no están muy contentos. Lo que llama la atención es la lógica de su postura —o mejor dicho la falta de.

La CIRT emitió un comunicado en el que solicita que se “garantice la viabilidad de mercado y la competencia efectiva” en las plazas en las que se ofrezcan nuevas concesiones. Pero, ¿quién mejor que el propio mercado para determinar su viabilidad? ¿Qué mejor que más competidores para fomentar la competencia? Además, todo el chiste de la competencia es no garantizar la viabilidad de nadie y que sean las empresas más eficientes las que sobrevivan para beneficio de los consumidores.

Por lo pronto, el interés por las nuevas estaciones ha sido elevado. El IFT, el encargado de realizar las licitaciones, ha recibido más de 500 expresiones de interés tan solo para las estaciones de FM. Ésta ya es una señal de mercado en sí misma.

Me alegra que tantos jugadores quieran una estación. Pero lo cierto es que no entiendo por qué. Fuera del glamur e influencia política, ser dueño de un negocio de radio en la actualidad no es tan buen negocio. La pelea por el dinero de publicidad es feroz. La televisión es por mucho el destino preferido. Y ahora el internet y las redes sociales comienzan a llevarse un pedazo cada vez más grande del pastel.

Por si fuera poco, habría que agregar la amenaza de las nuevas tecnologías. Ofrecer radio por satélite, por ejemplo, ha sido muy exitoso en Estados Unidos gracias a la calidad del contenido y la ausencia de comerciales (es un modelo similar al de la televisión de paga). Muchos coches ya vienen con este sistema preinstalado. Con el internet, las opciones de radio crecerán de manera exponencial. Servicios como Pandora y Spotify también son sustitutos de la radio tradicional.

Las nuevas estaciones y las nuevas tecnologías son, por supuesto, buenas noticias para los consumidores. No tanto para las viejas empresas radiofónicas.

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.