• Regístrate
Estás leyendo: Casas encuestadoras ‘patito’
Comparte esta noticia

Apuntes financieros

Casas encuestadoras ‘patito’

Julio Serrano Espinosa

Publicidad
Publicidad

Durante meses, las casas encuestadoras del país presentaron sondeos sobre las elecciones con resultados diversos. La contundencia de algunas, magnificada por los partidos favorecidos y sus seguidores, era de llamar la atención. La elección del domingo se encargó de desenmascarar a las casas encuestadoras patito. Espero se lleve a cabo una limpia.

Aunque casi todas las casas encuestadoras acertaron sobre el ganador a la Presidencia, los márgenes de victoria y las preferencias de votación para los otros candidatos variaron de manera considerable. Evidentemente se pueden cometer errores de buena fe a la hora de pronosticar cualquier resultado futuro. Pese a que se basan en métodos científicos, las encuestas son, por definición, imperfectas. Varios factores pueden afectar los estimados: los encuestados pueden no representar a la población (puede ocurrir, por ejemplo, con las encuestas telefónicas). Convencer a la gente que conteste, o que diga la verdad, no es fácil.

Esta no es la primera vez que casas encuestadoras nacionales se equivocan y no será la última. Tampoco somos la excepción en México. Las casas encuestadoras más prestigiosas del mundo fallaron en sus pronósticos sobre la elección presidencial en Estados Unidos y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (brexit).

Sí, a menudo las equivocaciones son legítimas. Sin embargo, hay casos en los que los errores son intencionales. Me parece evidente que en nuestras últimas elecciones se presentaron estos casos. Los números de algunas casas encuestadoras, más que reflejar el sentir de la población, sirvieron de propaganda para sus patrocinadores. En otras palabras, fueron fake news.

Es normal que partidos políticos utilicen datos estadísticamente poco confiables con el objeto de promover a sus candidatos. Pero el daño es relativo ya que los electores pueden ver de dónde proviene la información. El problema surge cuando empresas supuestamente independientes y serias ponen a un lado su objetividad para venderse al mejor postor. Lo mismo ocurre con periódicos nacionales que utilizan sondeos infundados. Incluso a días de la elección varias encuestas mantuvieron un claro sesgo partidista.

El daño que hicieron esas casas encuestadoras y esos periódicos no fue menor. El voto útil, por ejemplo, jamás se pudo materializar en gran medida porque para muchos no era claro qué candidato estaba en segundo lugar, ya que existían encuestas contradictorias. Es verdad, lo más probable es que el resultado no hubiera cambiado. Pero el punto sigue siendo válido. Decisiones trascendentales se toman con información falsa. Es hora de depurar las casas encuestadoras para que sea más evidente para la población cuales son patito y cuales legítimas. 

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.