• Regístrate
Estás leyendo: Alibaba y los más de 40 millonarios
Comparte esta noticia

Apuntes financieros

Alibaba y los más de 40 millonarios

Julio Serrano Espinosa

Publicidad
Publicidad

En lo que representó la oferta pública inicial más grande de la historia, Alibaba, el gigante de comercio electrónico chino, comenzó a cotizar la semana pasada en la bolsa de Nueva York. La riqueza que generó esta empresa para miles de empleados chinos no tiene precedentes. El potencial de que esta riqueza se multiplique para beneficio de China es alto. Ojalá un día se le abra una oportunidad similar a nuestro país y tengamos nuestro Alibaba.

Las cantidades relacionadas con la oferta pública inicial de Alibaba son monumentales. Logró levantar 25 mil millones de dólares, una cifra récord. Después de su primer día de cotización tenía un valor de mercado superior a 200 mil millones de dólares. Para poner esta cantidad en contexto, es más de lo que valen América Móvil (dueña de Telcel y Telmex), Televisa, Banorte y Cemex juntas.

Como sucede con empresas emprendedoras de tecnología, Alibaba fue repartiendo acciones a sus trabajadores a lo largo de sus 15 años de vida. Y ahora que la empresa vale una fortuna, lo mismo sucede con el patrimonio de los casi 6 mil empleados que tuvieron la suerte de convertirse en accionistas. Al valor actual de la acción, este patrimonio asciende a más de 10 mil millones de dólares. Estamos hablando de miles de multimillonarios.

Para China, esta riqueza individual puede traer obvios beneficios, como darle un empujón al consumo interno. Pero lo que en mi opinión es más valioso es la comunidad de emprendedores y nuevos inversionistas que se está gestando gracias al éxito de Alibaba. Muchos de estos nuevos multimillonarios, con el conocimiento adquirido y con su nutrida chequera, ya han comenzado su propio negocio o financiado el de alguien más. Muchos otros lo harán en el futuro.

Casos como el de Alibaba generan un círculo virtuoso: una empresa exitosa produce gente talentosa con dinero para empezar o financiar nuevas empresas, las cuales, si son exitosas, producen gente talentosa con dinero para empezar o financiar nuevas empresas.

También vale la pena resaltar el impacto que puede tener el ejemplo que Jack Ma, el enigmático fundador de Alibaba, le está dando a millones de jóvenes chinos. Nuevas generaciones pueden ver cómo es posible crear una empresa de cero y convertirse, en poco tiempo, en uno de los hombres más ricos del mundo. Y no solo es la promesa de riquezas. Estoy seguro de que ahora que el éxito de Ma es más visible con la oferta pública inicial, más chinos querrán seguir su ejemplo y crear empresas que, además de aportarles riqueza, contribuyan a transformar la manera de hacer negocios en su país.

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.