• Regístrate
Estás leyendo: Morrisey, Vargas Llosa y la tiranía de los buenos
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 08:37 Hoy

Malos modos

Morrisey, Vargas Llosa y la tiranía de los buenos

Julio Patán

Publicidad
Publicidad

Morrisey volvió a dar la nota. Quien fue al Vive Latino descubrió que mientras el cantante estuviera en el escenario nadie podría vender o comer carne, no al menos con su consentimiento (supongo que alguien habrá podido mordisquear un suadero de contrabando; confío en ello). Nada de que sorprenderse. Dije antes que el ex Smith me aburre a muerte como músico —tanto azote dizque intelectualizado—, y que me parece un tonto con ínfulas, un provocador fallido, como digamos “hombre de ideas”. Vean su Autobiografía, tan mamona, con sus momentazos sobre la asexualidad o los derechos de los animales. O recuerden momentos como ese en que llamó a los chinos “subespecie humana”, por el modo en que tratan justamente a los animales. Sus seguidores, imagino, le conocían y toleraban esos desplantes. Pero lo del Vive Latino tiene otras implicaciones. Morrisey pide siempre, entre otras —llamémoslas así— excentricidades ese veto contra la carne, veto que se extiende a, por ejemplo, la ropa hecha con pieles o plumas. Es, sí, la transformación de la ética, la tuya, en precepto. El talibanismo animalista como manifestación de la tiranía de los buenos. La corrección política en plan de comisario cultural.

Que es contra lo que apunta sus baterías Vargas Llosa en un texto reciente, me parece que con menos fortuna de la acostumbrada pero con sustancia. Dice el peruano en “Nuevas inquisiciones” que la literatura tiene un nuevo enemigo, equiparable a la religión o las dictaduras: el feminismo, que pretende “descontaminarla de machismo, prejuicios múltiples e inmoralidades”. No me parece que el feminismo sea una amenaza para la literatura, francamente. Porque la mayor parte de sus corrientes son todavía y desde siempre más bien libertarias, y porque las más recalcitrantes, que en efecto claman por, digamos, censurar Lolita, son exiguas. Creo que la libertad de escritura y la de prensa están todavía a salvo. Pero es cierto que la cargada de la corrección política olvida que, a pesar de toda la Filosofía francesa del siglo XX, el lenguaje no crea sino que refleja la complejidad de un mundo que incluye el abuso, el sexismo, la violencia: el mal; que ese reflejar es necesario por mil razones; y que todo intento de suprimirlo en nombre de su incidencia en lo real —matar el síntoma como si eso matara la enfermedad— ha conducido a la opresión. El aviso de Vargas Llosa puede ser excesivo, pero es atendible.

No así Morrisey, que, de paso, defendió a Harvey Weinstein y el brexit. Y es que la idiotez sí que superó lo de derecha e izquierda.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.