• Regístrate
Estás leyendo: Historia de nuestra frustración (futbolera)
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 20:54 Hoy

Malos modos

Historia de nuestra frustración (futbolera)

Julio Patán

Publicidad
Publicidad

Ese día del 78, a los 10 años, cuando regresaste de la escuela para enterarte de que nos habían machacado: 6-0. O ese otro, también de nuevo contra Alemania, en que me cae que el gol del Abuelo sí era legal. El penalti que no era, del hijo de puta de Robben. La pasada del golazo aquel de Maxi, un jugador de medio pelo, cuando teníamos amarrados a los argentinos, que llevan desde el 86 siendo de medio pelo y lo que pasa es que no lo saben. Eso: nuestra condenación a la derrota digna in extremis, el espíritu cruzazulino de la Selección, la inevitabilidad de la frustración, es la materia prima de un recomendable libro de Sexto Piso, Breve historia del ya merito.

Un buen puñado de autores se reúnen aquí para recordar lo que nos ha pasado, Mundial tras Mundial, desde el 62 con el Jamaicón Villegas —que algo tiene de padre fundador de nuestra frustración contemporánea—, con una sana libertad que los lleva del ejercicio gráfico de Bef, que abre el libro, hasta el ejercicio entre la crónica y el ensayo de Juan Villoro; de esa especie de bitácora de vuelo pasada de lanza de Carlos Velázquez, con su propensión a confesarse sin reservas, a la impudicia hispanizante de Antonio Ortuño, miembro de la cofradía de los que nacimos de familias españolas y, por lo tanto, vivimos durante años el calvario de la doble frustración, marca de los hijos del exilio, que tienen siempre una patria y media.

El libro tiene mucha carne, mucha sustancia. Cumple con el requisito de todos los buenos libros de futbol, y es que puede permitirse hablar de lo que sea —de la infancia, del padre o la madre, por supuesto de la amistad, y de historia, y de literatura, y de la iniciación sexual y

de drogas y alcohol— siempre que no deje de ser un libro de futbol, que es por fuerza un libro de gente obsesiva que se prodiga en cifras, fechas y alineaciones.

Cáustica, erudita, dulce, fraterna y escéptica, todo a un tiempo, esta Breve historia del ya merito es un acompañamiento ideal para el despeñadero que nos espera en ese Mundial de Rusia, donde nos toca jugar, qué más, contra Alemania.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.