• Regístrate
Estás leyendo: El Foro Shakespeare como síntoma
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 12:56 Hoy

Malos modos

El Foro Shakespeare como síntoma

Julio Patán

Publicidad
Publicidad

Supe que el Foro Shakespeare se quedaba sin casa gracias a la mejor herramienta de comunicación de las delegaciones: el encabronamiento de los vecinos, que con frecuencia se ven obligados a manifestarse para que las decisiones en lo oscurito salgan a la luz. ¿Contra qué protestan esta vez? Contra —así lo afirman— la decisión de Ricardo Monreal, delegado de la Cuauhtémoc, de cederle al Foro el Parque Cholula, en la Condesa. A Carlos Loret de Mola le pareció pertinente que intentáramos aclararlo en su programa Despierta. Creo que lo conseguimos razonablemente, pero sobre todo creo que entendimos que el caso del Foro es un síntoma.

¿De qué?

Primero, de la paupérrima capacidad de las estructuras delegacionales para comunicar lo que sea a quienes las eligieron. Los vecinos reclaman que el terreno está destinado por ley a ser un espacio abierto. En la entrevista, Monreal dijo que la decisión no depende realmente de él, que hubo que acercarse a las secretarías de Movilidad y Cultura para tomar una decisión, y que no hay una decisión tomada: se hará una consulta. Ok. Los vecinos, sin embargo, no se levantaron contra una consulta, sino contra una política de hechos consumados. Si no se trató de tal cosa, haberlo dejado bien clarito de entrada. A menos que lo de comunicar prístina y contundentemente a los ciudadanos qué se hace con su dinero tampoco sea chamba de las autoridades delegacionales.

A propósito, también habría que aclarárselo a Bruno Bichir, cofundador y vocero del Foro, que narró en ese mismo espacio el periplo oficinesco que tuvo que realizar antes de que la delegación le hiciera la propuesta del Cholula.

Es síntoma, luego, de cómo las instancias públicas, lejos de ser una solución para los proyectos culturales, pueden ser una toxina que los corroe. El Foro nació como una iniciativa ciudadana. Los vecinos aducen que hay un conflicto de interés: Monreal es delegado por Morena; Bichir, constituyente por el mismo partido. Es cierto que la cesión del terreno fue decidida después de su elección como diputado. Pero la suspicacia ya contaminó un proyecto al que no había nada que reprochar. Toca a Bruno evaluar si la apuesta retribuye. Yo, un cerdo neoliberal, sospecho que no.

La crisis del Foro empezó porque un terreno sobre el que se asienta será vendido para construir un edificio. Nada que reprochar al dueño, claro. Pero ¿de veras resiste la Condesa otra mole de departamentos? Urge discutirlo.

Todo eso puso a la luz el caso del Foro. Y es que, sí, la cultura ilumina, aunque no siempre lo que quiere.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.