• Regístrate
Estás leyendo: 20 años de ‘Letras Libres’
Comparte esta noticia

Malos modos

20 años de ‘Letras Libres’

Julio Patán

Publicidad
Publicidad

Que el nacionalismo, intrínsecamente nefasto, es responsable de la mitad de los genocidios del siglo XX, y que solo compite en muertos con el socialismo de vertiente leninista. Que Marx tuvo aciertos puntuales, pero que no tuvo, no tiene razón. Que la revolución cubana, sí, nació para luchar contra una dictadura, pero que Fidel, el Che y el resto la traicionaron desde el principio, calculadamente, para crear un régimen criminal, opresivo, inviable desde el punto de vista de una prosperidad a la que desde luego no aspira. Que el Estado no es un buen empresario; que ni sabe crear riqueza ni redistribuirla, salvo a veces por los humildes impuestos. Que el populismo existe y mata. Que la democracia directa no es democracia. Lo del Mesías Tropical.

Esas son algunas de las certezas, transgresoras, rebeldes, que Letras Libres trajo hace 20 años al panorama mexicano, dominado salvo excepciones —Nexos, sin duda— por un discurso entre de izquierdas y eso, nacionalista, a cuyos representantes obligó a pensar, a discutir, a justificar sus certezas, muchas veces en las páginas mismas de la revista, que en efecto es, por eso para empezar, por esa vocación discutidora, una revista liberal. Y lo hizo con un poder de convocatoria extraordinario. Letras, para que no se nos olvide, es la revista de Gabriel Zaid, de Guillermo Sheridan o, claro, de Enrique Krauze, su director e inventor, pero también de José Emilio Pacheco, y de Roger Bartra, y de exiliados cubanos como Cabrera Infante o Jesús Díaz, y de un Nobel como Vargas Llosa, y de Javier Marías, y luego, cuando empezó su andadura española, de críticos del nacionalismo vasco como Savater y de periodistas como Maite Rico y Bertrand de la Grange.

Hablamos, vaya, de un legado intelectual único, poderosísimo, que conviene tener presente ahora que han vuelto el izquierdismo más ramplón y el nacionalismo reloaded, mucho más aptos para las etiquetas, lo de la comentocracia y así, que para dar pie a un legado aunque sea remotamente equiparable.

***

Trabajé para la revista desde el 99 hasta 2006. Mi gratitud por eso y sobre todo por lo aprendido, para Enrique, para Ricardo Cayuela que me reclutó, es enorme. Orgullo comentócrata, ya ven...

@juliopatan09

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.