• Regístrate
Estás leyendo: Seguimos en la vereda de la pobreza
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 14:34 Hoy

Sociedad y derechos humanos

Seguimos en la vereda de la pobreza

Julián Germán Molina Carrillo

Publicidad
Publicidad

Las grandes simulaciones las tenemos a flor de piel más que nunca, pues las redes sociales ayudan a esto. Actualmente, lo más comentado por los medios masivos de comunicación es la fuga de Joaquín Guzmán Loera. En Guerrero, el gobernador saliente, Rogelio Ortega Martínez, señala que dicho estado va a sufrir una crisis financiera por los problemas que se han enfrentado con el tema educativo. Que al Presidente se le cayó el pastel al celebrar su cumpleaños, etc. En tanto, las noticias sobre que ha aumentado la cantidad de pobres nos pasan de lado.

En los últimos dos años, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), dos millones de mexicanos cayeron en la pobreza. Los estados donde habitan los nuevos pobres de México son: Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz. De esta forma el porcentaje de la población en esa situación pasó del 45,5% en 2012, al 46,2% en 2014. Es decir, 55,3 millones de personas son pobres en la segunda mayor economía de América Latina.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), nuestro país es el único en Latinoamérica que registra una tendencia regresiva en materia de reducción de la pobreza, pero para tener aún un contraste más marcado, también ha aumentado el número de millonarios a un 32% entre 2007 y 2012.

El economista Gerardo Esquivel, autor del reciente estudio “Desigualdad extrema en México, concentración del poder económico y político”, señala que no sólo las políticas sociales han resultado insuficientes, sino que los beneficios del crecimiento no han estado bien distribuidos. La desigualdad es el cáncer que frena al país, que está dentro del 25% de las naciones con mayores niveles de desigualdad en el mundo.

Es evidente que nuestro sistema sigue sin cobrar impuestos a los ricos, como a Televisa o Tv Azteca y otros más; que no usa el gasto público como un estímulo para generar empleo y crecimiento, lo que en consecuencia origina un freno a la economía. Aunado a ello, la base fiscal es reducida y para colmo el mismo sistema tributario ha fomentado aún más la informalidad,

Por tanto, es necesario que México replantee su política social en términos de eliminar programas que no están funcionando, sobre todo el esquema económico, con un crecimiento más equitativo y mejor distribución de la riqueza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.