• Regístrate
Estás leyendo: Pido disculpas, como Peña Nieto y Videgaray…
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 02:24 Hoy

Doble fondo

Pido disculpas, como Peña Nieto y Videgaray…

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

Yo, en tiempos del sexenio pasado, fui jefe de mi vecindad. Durante mi gestión uno de mis cuates, carnal de toda la vida, dueño de una constructora, se me acercó:

—¿Cómo ves si yo te hago todas las mejoras que se necesitan en tu vecindad? Tú me asignas las obras y yo me pongo a mano contigo…

—No, cómo crees… —me quise resistir.

—No manches, carnal, ve nomás todo el presupuesto que ya te asignó el cabildo vecinal, más lo que viene de las partidas centrales. ¿No que quieres ser presidente de la colonia en 2012? Con estas obras vas a ver, todos votan por ti, mi buen… —apeló el muy mentecato a mi codicioso chip priista.

—No sé… —me quise revolcar como gato verde patas arriba.

—Mira, hablemos al chile: ya vi que los de la tele comunitaria te consiguieron una novia actriz; ya vi que andas por todo lado promocionándote para la grande, papá. Fíjate: para que no te anden rastreando la lana, yo le construyo una casota a tu vieja, luego, como ella tiene harto varo, me la paga, y cuando termines tu sexenio, te vas a vivir a una pinche mansión que ni el Presidente de la República en Las Lomas, mi rey.

—Deja hablo con mi vieja… —cedí al fin.

Y sí, mi carnal se hinchó de billete mientras yo era el góber de la vecindad, pero eso no es ilegal, digo yo: solo construyó todas las obras que pudo.

Ya como presidente de la colonia mi compa siguió haciendo varias de las obras más importantes. Incluso pedí que le asignaran los trabajos para el trenecito eléctrico que une los barrios, pero tuve que cancelar el concurso, porque los panfletos de la cuadra publicaron que era conflicto de interés.

Y ahí no acabó la cosa: se empezaron a meter con la casa de mi morra, que cómo era posible que mi cuate hubiera comprado unos terrenos junto a su cantón original y le hubiera financiado su jacalito. No les importó que ella lo hubiera pagado con su propia lana. Chale.

Incluso se metieron con mi tesorero, que porque se agenció otra casita en una colonia rural que también construyó y financió la empresa de mi cuate.

En fin, que yo decidí que todo esto se investigara, para que vieran que no había nada. Nombré a otro carnalito mío como fiscal del caso. El Márgaro, le dicen. Él investigó a conciencia y concluyó eso, que no había nada de ilegal ni de conflictos de interés, ni nada de nada, porque cuando pasó todo yo no era el mero preciso, sino góber de mi vecindad, y que como él solo investiga a los funcionarios vecinales, tantán.

De todas maneras reflexioné y entiendo que hubo gente que se ofendió y que se sintió agraviada, así que les pido disculpas. Mi cuate el tesorero ya también se disculpó. Mi chava y yo hicimos un par de fiestecitas en el cantón ese mientras se investigaba todo, pero ya lo devolvimos. Sorry

México, agosto de 2015. Así, así de vulgar…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.