• Regístrate
Estás leyendo: Los Pinos, primer escarnio de López Obrador…
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 12:47 Hoy

Doble fondo

Los Pinos, primer escarnio de López Obrador…

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

Los Pinos no es la casa de Enrique Peña Nieto, como no lo fue de Felipe Calderón ni de Vicente Fox. No es la casa de los sustos ni un edificio embrujado ni alguna otra frivolidad o estulticia que se le ocurra a alguien, así se trate del candidato ganador en los recientes comicios presidenciales, Andrés Manuel López Obrador.

Los Pinos es la residencia oficial del presidente de México, como lo es la Casa Blanca en Estados Unidos y el Elíseo en Francia. Pretender ignorar eso, trivializar las cosas para decir que “ahí espantan” y justificar un capricho, es un acto de demagogia.

Los Pinos no solo es el sitio donde habita el Presidente de la República y su familia, sino un lugar repleto de oficinas donde despachan cientos de personas y los principales colaboradores del mandatario, a excepción de los secretarios de Estado.

No fue idea de Carlos Salinas de Gortari, ex líder de la mafia del poder político, sino determinación, en 1934… del presidente Lázaro Cárdenas, quien no deseaba vivir en el Castillo de Chapultepec, ya que le parecía un lugar fastuoso, y optó por el rancho La Hormiga, junto al Bosque de Chapultepec, cuyo nombre cambió por Los Pinos. Así que el origen del lugar no tiene nada de vergonzoso y sí de digno. ¿Y López Obrador no admiraba a Cárdenas?

En Los Pinos hubo momentos incómodos, como el de las toallas y cortinas eléctricas de Fox, pero al final fueron asuntos anecdóticos que reflejaban más la imprudencia de algunos seres que no estaban preparados mentalmente para el cargo, que actos de corrupción o sistemáticas vejaciones institucionales con el fin de humillar al resto de los mexicanos.

López Obrador no tiene derecho a cerrar Los Pinos. Sus 30 millones de votos no justifican tal abuso. Es como si mandara a demoler Palacio Nacional... porque sí. Él no puede ostentarse como representante de los siguientes mandatarios, los que vengan a partir de 2024. Eso solo lo hacen los dictadores, los verdaderos populistas de derecha o izquierda.

No tiene derecho a convertir en museo o recinto cultural la que ha sido Residencia Oficial durante… ¡84 años! Es como si Trump convirtiera en mall la Casa Blanca y usara una de sus torres de departamentos como sede presidencial. Eso no es serio. Es como si Macron mandara al demonio el Elíseo y trasladara la residencia a la Isla de San Luis porque ahí hay una heladería que le gusta, o porque tuviera un hijo que ahí fuera a la escuela.

En política, los símbolos representan mucho y los gestos ilustran todo. ¿Que los otros presidentes después de él se jodan por su arranque, por su necedad? ¿Los presidentes que lo sucedan deben vivir en un depa en La Alameda, o en una vecindad de San Pablo?

No puede gobernar con tal testarudez. Si no quiere vivir ahí porque su hijo es estudiante en el sur, o porque los espíritus chocarreros de Madero le dicen que ahí espantan (Madero no conoció el lugar como residencia oficial), pues adelante, que viva donde se le ocurra, pero no tiene derecho a cerrar Los Pinos.

Dice Alejandra Frausto, quien entiendo que será la secretaria de Cultura del nuevo gobierno, que Los Pinos, como museo o centro cultural, no será “un lugar de escarnio”. Perdón: ya es un acto de escarnio, el primero de López Obrador. Un acto de profundo egoísmo y desprecio hacia sus sucesores, como si él fuera, desde ya, el usufructuario vitalicio de la Presidencia de la República.

¿Así va a estar? ¿Así va actuar seis años? ¿Así va a ser? Pregunto…

jpbecerra.acosta@milenio.com
Twitter: @jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.