• Regístrate
Estás leyendo: La batalla perdida de las armas...
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 18:23 Hoy

Doble fondo

La batalla perdida de las armas...

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

redacté la semana pasada que, en lo que va de 2018 (cifras hasta julio de este año), la cantidad de homicidios dolosos ya es peor a la que hubo en el mismo periodo de 2017: en los primeros siete meses del año se produjo un crecimiento de 17 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado: hubo 16 mil 339 ejecuciones, contra 13 mil 332 contabilizadas en 2017.

También recordaba que el año pasado tuvimos el peor registro desde que se empezaron a hacer estos conteos, así que probablemente viviremos, una vez más, el más violento periodo anual del que se tenga memoria... hasta que surja un nuevo récord, quizá en 2019.

Apuntaba que la violencia creciente se explica —en parte— porque los cárteles se pelean cada vez con más virulencia la siembra, producción y trasiego de drogas, pero además se disputan, también más agresivamente, el mercado interno, las plazas donde se consumen drogas y los municipios donde los criminales han asentado y ampliado sus negocios paralelos: la extorsión y el secuestro.

Existe otro factor que parece haber incidido en el aumento de los homicidios dolosos: hay más armas sueltas, más armamento disponible por todos lados, en cualquier ciudad de nuestro país donde opera la delincuencia organizada: durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Procuraduría General de la República (PGR), a través del Agente del Ministerio Público Federal (AMPF), registró el aseguramiento de 3 millones 784 mil 988 armas, cartuchos, cargadores, explosivos y accesorios. Tres millones de armas y parque. Un poderoso ejército.

Pero... en los últimos cuatro años los decomisos disminuyeron y los homicidios dolosos con armas de fuego... aumentaron. De acuerdo con información proporcionada por la Dirección General de Control y Registro de Aseguramientos, mediante una solicitud de transparencia hecha por MILENIO Guanajuato, fue en 2014 cuando se registró el mayor número de pertrechos puestos a disposición del AMPF, con un total de 812 mil 329 piezas, en tanto que el número de carpetas de investigación por asesinatos en los que se usaron armas de fuego fueron 8 mil 589 en todo México.

Entre 2014 y 2015 los aseguramientos cayeron 8 por ciento mientras que los homicidios se incrementaron 6 por ciento. Comparado 2014 con el 2016, los aseguramientos de armas cayeron 76 por ciento en tanto los homicidios con armas de fuego subieron 45 por ciento.

En 2017 las carpetas de investigación por homicidio doloso con armas de fuego se incrementaron 95 por ciento en comparación con 2014 y los aseguramientos estuvieron 57 por ciento por debajo en el mismo lapso.

Son, los de las armas y los homicidios a balazos, indicadores que se deben medir minuciosamente. De ahí se pueden diseñar extrategias incluso multinacionales para detener el incesante flujo de armamento desde Estados Unidos hacia México. El combate al crimen organizado debe ser cada vez más un asunto de métricas, no nada más de voluntarismos y peroratas, ni de discursos belicistas o santurrones. Me parece...

jpbecerra.acosta@milenio.com
Twitter: @jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.