• Regístrate
Estás leyendo: En paz... Y con un "Bronco"
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 09:48 Hoy

Doble fondo

En paz... Y con un "Bronco"

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

Sí, en paz fuimos a votar quienes decidimos acudir a las urnas. Algo normal en el Distrito Federal, pero una inesperada y muy buena noticia en otros lugares, porque las cosas pintaban mal, muy mal en Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, donde varios movimientos sociales, encabezados por los maestros, amenazaron, inclusive la víspera de la jornada electoral, con impedir los comicios.

Si hubiera prosperado ese boicot, si se hubieran suspendido las elecciones en esas entidades, el resto de la jornada electoral se hubiera visto empañada: informativamente, visualmente, nada hubiera superado imágenes de cientos de urnas y miles de boletas en llamas, de casillas cerradas, de calles desiertas, de tropas enfrentándose con grupos violentos.

Y no, no fue así. La mayoría de la gente que en esos estados quiso ir a anular su voto, a dar un sufragio de castigo, o a premiar al partido de su corazón (o de su cartera), lo pudo hacer así. Gran noticia si pensamos en los nubarrones que se avecinaban el sábado por la noche, inclusive hasta el domingo antes del mediodía.

Habrá que esperar los datos definitivos del abstencionismo en esas entidades, que no pintan nada bien porque a escala nacional rondan 60%, pero, de acuerdo con las autoridades electorales, en Oaxaca, a pesar de que hubo varios incidentes, se instaló 92% de las casillas. Estupenda noticia.

En Guerrero, las cifras oficiales también fueron positivas: 97% de las casillas instaladas. De igual manera habrá que revisar las cifras de participación ciudadana, pero las funestas previsiones afortunadamente se desvanecieron. Al igual que en Oaxaca, falta que se precise cuántas boletas fueron quemadas y robadas y qué tanto afecta eso los resultados, pero insisto: es magnífico que haya predominado la paz.

Por otra parte, lo que también resultó destacable por sorprendente fue el virtual triunfo de Jaime Rodríguez, El Bronco, en Nuevo León. Veo tres aspectos para desmenuzar, dos positivos y uno negativo: 1. La posibilidad de que los ciudadanos podamos optar por un ciudadano independiente con un gran proyecto de Estado en la elección presidencial, si no nos satisfacen los candidatos de los partidos. 2. El mensaje nítido de que la mayoría de la gente está harta de la forma en que se comporta la aristocracia política nacional, lo cual queda claro con el triunfo de este hombre, más los votos nulos y el elevado abstencionismo. Y 3. No me gustaron los arrebatos de El Bronco, eso de que con él llega la nueva Revolución y que los partidos se vayan de vacaciones. Que no sea estólido: debe conciliar en el Congreso local, o Nuevo León vivirá un caos y con eso la ilusión, la viabilidad nacional de candidatos presidenciales independientes, se irá al diablo.

Tampoco debe pelearse más con los medios de comunicación porque no le beneficia en nada. En fin, a ver si se baja del caballo...

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

http://twitter.com/jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.