• Regístrate
Estás leyendo: Relativa libertad
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 11:17 Hoy

Columna de Juan Noé Fernández Andrade

Relativa libertad

Juan Noé Fernández Andrade

Publicidad
Publicidad

Los nuevos atentados terroristas en Barcelona que enlutan al mundo; la lamentable y retadora situación en Venezuela tan difícil de pronosticar cómo acabará; la hambruna en África que afecta a más de 20 millones de personas y que la convierte en una verdadera tragedia; la imprudencia del presidente de Corea del Norte Kim Jong-un de estar “tentando” a Occidente con sus pruebas de misiles nucleares; el interminable lodazal de corrupción gubernamental en México casi siempre vinculada al PRI; la incesante ola de asesinatos en el país; la fragilidad del gremio periodístico nacional que suma agresiones, violencia diversa y asesinatos (ocho en este 2017); el reposicionamiento del narcotráfico; la vulnerabilidad institucional en Guerrero; la política zigzagueante en Veracruz; la imparable inestabilidad en Reynosa (Tamaulipas), como la inseguridad, injusticia social y el fragmentado crecimiento de la economía nacional.

En el mundo, en México, en Coahuila o en la Laguna, parecería que se agotó el modelo de estabilidad, crecimiento y bienestar. Peor aún, extraviamos la sensatez.

Es una gran locura la que observamos.

Lo cotidiano es eso. Mientras vivimos, vivimos de mentiritas, disfrazamos la realidad, enmascaramos nuestras acciones diarias bajo un amplio abanico de supuestos: alimentación, salud, estudio, trabajo, religión, diversión, relajamiento, descanso, convivencia, respeto, amor. Las redes sociales nos acercan mucho, pero su parte ruin nos fracturan. No damos pie con bola, dicen por ahí. No salimos de una cuando ya entramos en otra. Todo es aprisa, apresurado. Perdemos el tiempo. Y, aun así, nuestras acciones, como sean, tienen propósitos.

Lo expuesto en el primer párrafo encierra una realidad. Una alumna universitaria, plena de incertidumbre, está absolutamente segura de que “todo es relativo profe, no quiero saber qué no lo es”. ¿Decantada? ¿A sus 22 años? ¿Ejerce así su libertad? ¿Está siendo libre?

Nada es fácil, pero ¿la vida tiene, debe sufrirse? ¿Se justifica, entonces, el creciente número de suicidios, de feminicidios y desapariciones, por ejemplo, en Coahuila? ¿Todo es relativo? ¿Dónde está la humanidad?


ferandra5@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.