• Regístrate
Estás leyendo: Esperanzados (1 de 2)
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 01:47 Hoy

Columna de Juan Noé Fernández Andrade

Esperanzados (1 de 2)

Juan Noé Fernández Andrade

Publicidad
Publicidad

Es el enésimo encuentro con periodistas mexicanos y extranjeros. Es el choque, otra vez, con penosas realidades de lo que sacude a quienes formamos este gremio. Es el saber de historias increíbles de lo que colegas, de la capital o de provincia, viven, vivimos, en un país cuya mentira más grande –oficial- es que somos privilegiados de vivir en un Estado de derecho, democrático e instituciones respetadas y respetables.


Es el ene número de reunión a la que asisto en mi condición de comunicador. Desde que vine al DF a estudiar periodismo en 1978, una constante ha sido esa, acudir y participar en foros, talleres, cursos, capacitaciones, actualizaciones, todo lo que fuera y sea periodismo.


Hoy, a casi 36 años de haber empezado a incursionar en esta fascinante adicción, me restrego los ojos para saber si soy capaz de ver mejor lo que sucede dentro y alrededor de mi oficio-profesión. Y no, no es así. Lo he dicho reiteradas veces y lo seguiré diciendo: el sistema, el modelo, la clase gobernante ha dado al traste con los mejores esfuerzos de su población. Y con ésta, de los periodistas.


Como nunca, la situación de vulnerabilidad y orfandad de los periodistas, de los que día a día recorren las ciudades, recolectan información, buscan datos, investigan, van por aquí y por allá tocando puertas de oficinas, de empresas; o llegan a los lugares menos pensados y más peligrosos; o a donde imperan la corrupción y la impunidad; o dialogan con gente conocida y desconocida; gente buena, mala o peor; con políticos, empresarios, banqueros o académicos, ateos y creyentes, culta e inculta, trabajadores o campesinos, jóvenes, niños y adultos, ancianos, mujeres y hombres… ha empeorado.


Por invitación de Freedom House y de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, tres periodistas de Torreón (dos jóvenes reporteras hacen acto de presencia y yo), estamos en la reunión internacional “Mejores prácticas de apoyo a periodistas y comunicadores en situación de riesgo”. La Sala “Digna Ochoa” de la CDHDF es la sede. En total somos 80 comunicadores. Pesa el saber tantos casos de periodistas agredidos, asesinados. Pero el silencio, la ignorancia, la impotencia y la falta de solidaridad empiezan a ceder. Me voy esperanzado tras escuchar experiencias, pronunciamientos; saber de estrategias y mecanismos para superar el desconsuelo y el desprecio oficial y de la sociedad; toma fuerza y rumbo la recuperación dignificada de los periodistas mexicanos. En Torreón, tres replicaremos este aprendizaje.


ferandra5@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.