• Regístrate
Estás leyendo: Cada 26.7 horas
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 04:18 Hoy

Columna de Juan Noé Fernández Andrade

Cada 26.7 horas

Juan Noé Fernández Andrade

Publicidad
Publicidad

En general, los periodistas del país, seamos del sur, norte, centro, occidente u oriente, nos sabemos fragmentados, divididos, avasallados, despreciados, burlados.


Nadie fuera de nosotros mismos -reconociendo egos y una histórica y acentuada falta de unidad y solidaridad gremial- ve por nosotros cuando nosotros, bien o mal, hemos de ver por amplios sectores de la sociedad. Es nuestro compromiso.


Esta situación es injusta, desigual, casi inhumana.


Además de todo lo que sacude la vida de los periodistas ¿qué más tiene que pasar para que la sociedad levante su voz en defensa de los derechos de los periodistas?


¿Por qué tanta indiferencia y silencio alrededor de nosotros?


En la Zona Metropolitana de la Laguna, en Coahuila y Durango, sigue habiendo atropellos, amenazas, exclusiones y violencia de parte de políticos, funcionarios y servidores públicos y directivos de medios. Y mucho temor y miedo a otros grupos.


Quisiéramos no estar solos y que aquellas personas e instituciones que tanto nos convocan a sus ruedas de prensa, o que nos solicitan ser entrevistados, nos acompañen, se solidarizaran con nosotros y que no nos abandonen ni nos dejen estar ni sentirnos solos.


Ayer viernes 24 de junio, los integrantes de Voces Irritilas AC volvimos a fraternizarnos e hicimos propio el dolor de las familias de los compañeros asesinados en Oaxaca, Tamaulipas y otras entidades del país. No queremos que nos pase a nosotros.


Cierto que apenas acudimos una veintena, pudiendo ser muchos más, pero fue suficiente saber que esos 20, nosotros 20, anhelamos mejor suerte en el cumplimiento de nuestra actividad como comunicadores(as). ¿Exigencias? Respeto y garantías al trabajo, a los derechos humanos de los periodistas en Laguna, apego irrestricto a los artículos 6° y 7° constitucionales, capacitación y profesionalización.


Según datos, cada 26.7 horas, en este sexenio de Enrique Peña Nieto, un periodista es agredido. ¿De qué se trata?


La “parada” de ayer en Torreón, donde inició la idea, tuvo su réplica en Durango donde más compañeros se sumaron. E igual en otras ciudades del país. La solidaridad sigue siendo mayor afuera que aquí. No le hace, es peor no intentar nada. Aquí seguiremos.


ferandra5@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.