• Regístrate
Estás leyendo: Sin cambio
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 12:51 Hoy

Mercados en perspectiva

Sin cambio

Juan S. Musi Amione

Publicidad
Publicidad

Las cosas no han cambiado mucho, es más, tanto el tono negativo como el mal arranque del año se mantienen, y tienen como premisas un posible debilitamiento mayor de la economía china y la caída libre de los precios del petróleo. Tanta relevancia y atención han acaparado estos dos temas que hoy no está sobre la mesa una variable que sin duda es muy importante, y tiene que ver con la actuación de la Fed a lo largo de 2016.

La reciente incorporación de Irán a la producción mundial de petróleo no es una noticia positiva, y simplemente contribuye a que la caída de precios continúe; en estos momentos se tiene una producción de 500 mil barriles diarios, pero en el corto plazo pudiera llegar a un millón. La autosuficiencia de EU, los altos niveles de inventarios, el bajo crecimiento del mundo y de China, y ahora esto, simplemente no contribuyen a la estabilidad macroeconómica global. Esta sobreoferta de petróleo ha puesto a la mezcla mexicana en nuevos mínimos, para llegar a cotizar en 20 dólares por barril; desafortunadamente no podremos ver un debilitamiento del dólar o bien un fortalecimiento del resto de las monedas, mientras esta situación no toque fondo. Otro efecto colateral que ha traído la debilidad en el sector energético es una baja muy importante en la actividad manufacturera en EU, misma que ha tenido repercusiones en las bolsas y seguro también la tendrá en la actividad económica ligada con nuestro país.

El otro gran tema es China; desde nuestra perspectiva, además de ser un problema de crecimiento anual —que se estima entre 6.5 y 6.9 por
ciento—, es un caso de credibilidad: el mercado pensaba que China crecería mucho menos de lo que realmente se está desarrollando; de hecho, anteayer se conoció el dato de crecimiento del último trimestre de 2015, mismo que resultó muy cercano a lo que el mercado estimaba, 6.8 por ciento contra 6.9; el dato en sí no es malo, el problema es que el mercado no le cree y piensa que la debilidad de la potencia asiática es aún mayor. Seguimos pensando que no estamos ante un escenario recesivo o de crisis global, pero en tanto no mejore la situación de los precios de la energía y el mercado no le crea a China, en el corto plazo las cosas no van a mejorar.

¿Qué vemos bien? El crecimiento en Estados Unidos, que continúa siendo robusto; estimamos que en 2016 pueda aumentar entre 2.4 y 2.6 por ciento; vemos una economía en la eurozona mejorando; Asia y Japón pueden también tener un mayor crecimiento; y en el caso de México también podríamos crecer marginalmente, más de lo que lo hicimos el año pasado. Ante el deterioro de las expectativas y el difícil arranque de año, muy probablemente la Reserva Federal actúe de manera distinta y ya no suba —un punto porcentual— las tasas; quizá solo las aumente 0.50 por ciento.

Respecta a los reportes de las empresas estadunidenses que cotizan en bolsa, hasta el momento han sido buenos (evidentemente no en aquellas que están muy vinculadas al sector energético).

Esta semana le toca el turno al Banco Central Europeo, seguramente no hará anuncios relevantes, pero sí será muy importante el discurso del banquero central en torno a las perspectivas y desempeño de la Unión Europea.


info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.