• Regístrate
Estás leyendo: Que siempre sí...
Comparte esta noticia

Mercados en perspectiva

Que siempre sí...

Juan S. Musi Amione

Publicidad
Publicidad

Pues salieron las minutas de la Fed y resulta que la posibilidad de un aumento de tasas en junio tomó fuerza. Las minutas de la Fed son un documento que revela cómo piensan y votan los miembros de la junta de la Reserva Federal; es un reporte detallado que nos permite conocer de forma clara sus ideas en torno al ritmo de la economía en Estados Unidos, y por supuesto como efecto más importante de lo que deciden sobre la política monetaria. Es un documento resolutivo sobre el manejo de su tasa y los porqués de sus decisiones.

Resulta que en este último escrito la mayoría de los miembros (tengan o no voto) comenta que en caso de que se mantenga un buen ritmo de crecimiento económico y se conserve la recuperación de empleos, es justificable y válido suponer que para su reunión de junio 15 se daría un alza de tasas.

En mi último artículo hablaba de cómo, a pesar de que el petróleo West Texas Intermediate (WTI) se ha estabilizado arriba de 45 dólares el barril, las monedas del mundo —entre ellas el peso— han perdido valor frente al dólar. Mis sospechas eran el pesimismo sobre el crecimiento global, eventos que aportan volatilidad en el ámbito político internacional, al igual que una posible alza de tasa pronto. Es así que, hoy, el tipo de cambio acaricia los 18.50 pesos, a pesar del alza en el WTI; ahora lo que pesa sobre nuestra divisa es la política monetaria de EU.

Pienso que este es, de nuevo, un episodio de los muchos que habrá de volatilidad; que la montaña rusa es ya parte del comportamiento de los mercados en el último año y medio. Creo que esta coyuntura es una buena oportunidad para salir, con una parte de las posiciones de dólares, y venderlos a ese nivel; por lo que se refiere a las tasas de interés, con el nerviosismo y este evidente movimiento hay plazos que pueden ser atractivos para entrar y salir muy rápido. Recordemos que cuando las tasas suben los bonos bajan de precio, y es ahí cuando hay que entrar.

Si el petróleo sigue estable y el tipo de cambio se sigue presionando, probablemente el Banco de México intervenga, en breve, con subastas; o bien con otro sorpresivo aumento de tasa, para retener flujos de extranjeros que pueden estar saliendo o consideren abandonar nuestro país.

En lo personal observo que sería sano que se dé el aumento de tasa, ya que esto significa que la economía estadunidense lo justifica. Desde que empezó el discurso de alza, en junio de 2014, solo se ha registrado un aumento, en diciembre de 2015, de 0.25 por ciento. Opino que a todos nos conviene que la velocidad de la economía de nuestro principal aliado comercial se confirme, y ello justifique otra alza de tasas dentro de un proceso gradual; no ver un aumento a corto plazo podría significar debilitamiento, lo cual sería desalentador.

En conclusión, ver un par de aumentos este año de 0.25 por ciento y cuatro el año entrante pondrían a la tasa de referencia, que actualmente está en 0.75 por ciento, en alrededor de 2.25 por ciento para diciembre de 2017, y con ello el Banco de México podría fijar su tasa en niveles cercanos a 5 por ciento.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.