• Regístrate
Estás leyendo: La Fed y el Banxico
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 18:40 Hoy

Mercados en perspectiva

La Fed y el Banxico

Juan S. Musi Amione

Publicidad
Publicidad

Después de tanta espera y especulación, llegó la tan ansiada reunión de la Reserva Federal; pasó lo que la mayoría suponíamos: la tasa de interés quedó inmóvil.

Los argumentos son contundentes y no dejan duda de que aún no era el momento.

La economía de Estados Unidos marcha bien, pero la inflación y el empleo aún no detonan la acción agresiva de política monetaria de incrementar.

Hoy la inflación está por debajo del rango al que debe estar y el empleo aún no está en los niveles de ocupación en los que se encontraba antes de la crisis de 2008; como último elemento, menciona la Fed en su comunicado el complicado entorno de volatilidad.

Aquí la preocupación es China y las economías emergentes, que son las que más están padeciendo este nuevo ciclo alcista.

¿Qué pensamos hoy? ¿Qué piensa el mercado? Que la tasa no se va a incrementar en octubre, es demasiado pronto para que haya un cambio de señales.

En noviembre no hay junta, y la idea de subir la tasa en diciembre hoy está 50-50; o sea, este año puede irse sin incrementos, y lo que se pensaba de que habría dos aumentos de 0.25 está ya casi descartado.

¿Es bueno o malo? En mi opinión, hubiera sido sano ver la primer alza, para ya terminar con tanto ruido, especulación y volatilidad.

BANCO DE MÉXICO

Después de la Fed le tocó al propio Banco de México tomar su decisión; era poco probable que después de que la Fed decidió no hacer nada, el Banxico se anticipara; además, tampoco tenemos presión inflacionaria —de hecho estamos en mínimos históricos—; sin embargo, el mercado pensó que cabía la pequeña posibilidad de que se adelantara para proteger al peso, ya que con un aumento nuestra moneda podría acercarse a 16 pesos por dólar, y con ello quitar preocupación de inflación futura.

Cabe mencionar que hoy no ha habido tal contaminación en los precios, debido a que las materias primas han bajado más de lo que se ha devaluado el peso.

Por otro lado, era ocioso elevar la tasa, porque al final, cuando la Fed suba, tendremos que subir también; de manera que habríamos aumentado 0.25 ahorita y otros 0.25 cuando la Fed lo haga.

¿Qué no me gusta?: que la incertidumbre y la especulación ahí siguen, que de nuevo todo este ruido va a aportar volatilidad, baja en bolsas, subida en tasas y pérdidas en las
monedas.

Cuando el ciclo de alza inicie, seguro habrá movimientos abruptos y costosos, pero una vez iniciado el movimiento el mercado y las piezas se acomodan.

Espero que en octubre, si la Reserva Federal decide no mover, el comunicado sea mucho más específico; de no serlo, nos espera un último trimestre lleno de especulación, duda y volatilidad.

El manejo de las inversiones debe seguir siendo prudente y defensivo; me sigue gustando el mercado accionario en EU, Europa y el dólar estadunidense.

Me mantendría alejado de las inversiones a plazo, así como de los mercados y monedas
emergentes.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.