• Regístrate
Estás leyendo: Acerca del golpe de timón de Diego Sinhue
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 06:25 Hoy

Instinto de conservación

Acerca del golpe de timón de Diego Sinhue

Juan Miguel Alcántara Soria

Publicidad
Publicidad

Este martes 4 de septiembre, a días de asumir la conducción del estado, el gobernador electo, Diego Sinhue Rodríguez, nos abrió su agenda al Consejo directivo de la Fundación Comunitaria del Bajío para presentarle en Irapuato resultados del plan de trabajo y acciones próximas, ante la presencia de amigos provenientes de comunidades rurales vecinas a Castro del Río, como de Silao, Dolores Hidalgo o San Luis de la Paz, así como de empresarios, organizaciones de la sociedad civil, representantes de universidades públicas y privadas, y servidores públicos municipales y estatales.

Al darle la bienvenida le expresé que de cuando él mismo nos tomó protesta al Consejo en julio del año pasado, a ahora, muchas aguas han corrido bajo los puentes del país y del estado. Unas, aguas hediondas, fueron removidas por aguas turbulentas de las que hoy no sabemos con certeza a dónde y cómo desembocarán.

Se espera un cambio de época, la de la izquierda, que hemos de procurar no solo no saque las aguas de madre, sino evite la demagogia, el populismo o la revancha. Por puentes guanajuatenses pasaron otras aguas, serenas, que esperamos se mantengan en los cauces del humanismo trascendental.

En la Fundación acompañamos la estrategia gubernamental de desarrollo humano-“Impulso social”-que adoptó modelo de interacción entre diagnósticos de sociedad y gobierno; estrategia que ha permitido optimizar recursos para fortalecer el desarrollo social de los que más necesitan, adoptando paradigmas que desde años atrás usamos en la Fundación, como la planeación de abajo hacia arriba y descentralizada, o la integración de diagnósticos participativos.

Coincidir en la generación de condiciones de bien común no es para tranquilizar la conciencia, sino porque nuestra satisfacción está asociada al éxito de acciones donde resolvimos retos compartidos.

Nuestros contrastes entre miseria y opulencia siguen siendo brutales: La civilización materializada en Castro del Río o Puerto Interior, exuda primer mundo, pero arrostra comunidades vecinas del tercero, sin drenaje, insuficientes escuelas o escuelas sin baños, ni transporte público ni recolección de basura; la inseguridad ha orillado a muchas mujeres del medio rural a dejar la escuela, agravando inequidades.

Le adelanté que la conducción de Guanajuato será ahora mucho más ardua y compleja. Requerimos golpe de timón que por supuesto exige nueva tripulación y nuevas cartas de navegación.

Los mapas de riesgos y amenazas en la travesía serán vitales, y actualizar esas cartas con la permanente participación de la sociedad civil es irrenunciable. Y como somos parte de la Federación mexicana ello conlleva amenazas al federalismo, a la división de poderes, y potencial explosión de amargura y revancha.

La tripulación que el Gobernador electo conducirá, si va en plena empatía y sintonía con la sociedad, logrará que los poderes públicos federales respeten lo que corresponde a los guanajuatenses. Hagamos de los ríos abajeños aguas serenas que den la opción de vivir a tope incluso en el darse a los demás, concluí.

El Gobernador electo expuso su visión de la solidaridad y la subsidiariedad para el aquí y ahora de Guanajuato, reiteró que la violencia y la delincuencia no nos doblarán, y terminó reconociendo a nuestra Fundación, la Comunitaria del Bajío, como la mejor de Guanajuato por su rendición de cuentas y transparencia, expresión harto comprometedora.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.