• Regístrate
Estás leyendo: La guerra que terminará al mundo
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:44 Hoy

La guerra que terminará al mundo

Publicidad
Publicidad

¡El imperialismo ha muerto! ¿El imperialismo ha muerto? La práctica de humanos explotando a miembros de su especie existe desde antes del inicio de la historia. Los fuertes dominan a los débiles, pero solo el humano tiene la inteligencia para no solo ahuyentar a otros de su territorio o robarles algo, sino para subyugar a quien puede hacer lo que él desea. Está en las culturas y bajo diferentes disfraces y excusas, la inteligencia humana vino con un impulso conquistador.

La Primera Guerra Mundial coincide con el fin de un estilo de dominación que conocemos como imperialismo y lo reemplaza con lo que empieza a asemejarse a lo que llamamos hoy comercio internacional y en su momento internacionalismo. Desde que empezamos a conglomerarnos generamos la idea de imperios: en vez de pelearnos entre nosotros, vamos a buscar a otro más débil que controlar. Egipcios, chinos, griegos, aztecas, japoneses, rusos, franceses, británicos; dominaron y controlaron pueblos. Invadían el territorio de otros, siempre con alguna excusa, saqueaban riquezas e imponían un sistema tributario; todos, sin excepción; hasta que llegó un momento en el que ya no era conveniente tener un imperio geográfico. Es arduo el trabajo de vigilar un imperio. Llegamos a la Primera Guerra Mundial después de un breve momento de internacionalismo; la revolución industrial empezaba a permitir un nuevo dominio: los brincos tecnológicos se volvieron tan grandes que, si una nación tenía tecnología avanzada, a través del comercio podía conquistar a las demás sin derramar sangre y ni sudor.

Sin embargo, no fue hasta después de la segunda guerra que los participantes, excepto quizás Estados Unidos, se dieron cuenta de esto. Durante las guerras mundiales los gobiernos todavía tenían aires imperialistas, Gran Bretaña y Francia se querían repartir Arabia y el norte de África, Alemania el continente europeo, los japoneses el Pacífico, los italianos resucitar al imperio romano, los rusos querían expandir el comunismo para combatir al capitalismo. Para el final de la Segunda Guerra Mundial, era evidente que controlar un territorio era caro e innecesario, mientras que controlarlo económicamente era mucho más eficiente.

¿Cómo se controla a un país económicamente? Le vendes caro algo que no puede producir y le compras barato lo que sí puede producir: Macroeconomía 1.

Después de la Primera Guerra Mundial se formó la Liga de las Naciones, reemplazada por la ONU al final de la Segunda Guerra Mundial. El espíritu de internacionalismo existe y tiene un ámbito sincero de conservar y mejorar vidas, pero también de controlarlas. En el centro de esta discusión está esa lucha por el corazón humano y quizás esa es la guerra que tenemos perdida y que acabará con el planeta ¿Está mal controlar a otros humanos? ¿Realmente somos todos iguales? Si yo te vendo maquinaria y tú me vendes verduras, eres mi esclavo; pero si tú no sabes construir esa maquinaria y con ella los dos estamos mejor que sin ella ¿Está mal el resultado? La oposición dirá que el capitalismo es malévolo, pero etiquetado de la manera que sea es el mismo instinto humano. No es mi intención justificarlo, pero si no lo enfrentamos por lo que es, jamás podremos superarlo.

¡Ha muerto el imperialismo! ¡Viva el imperialismo! ¡Viva!

juanmaria7@gmail.com
www.osomaloso.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.