• Regístrate
Estás leyendo: Jugando canicas en tablero de ajedrez
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 20:46 Hoy

Columna de Juan María Naveja Diebold

Jugando canicas en tablero de ajedrez

Juan María Naveja Diebold

Publicidad
Publicidad

El domingo por la noche China anunció tarifas de importación de hasta 25% a 128 productos estadounidenses en retaliación a la reciente imposición del 25% a la importación de aluminio y acero de Estados Unidos. El estimado del gobierno chino es que las tarifas sumarán 3 mil millones de dólares, lo mismo que calculó el gobierno de Trump que sumarían las que se impusieron sobre el acero y aluminio. Es un mano a mano.

Desde el anuncio de las tarifas chinas, hasta el momento en el que se escribió este artículo, Trump, quien suele enfrentar a sus oponentes vía Twitter, ha escrito atacando a México por dejar pasar por su frontera sur un grupo de migrantes centro y sudamericanos con destino a los límites entre los dos países, ha criticado a los legisladores demócratas por no dejar a la policía migratoria ser más agresiva, arreció sus críticas contra la Dream Act (que otorga derechos a hijos menores de migrantes indocumentados), reanudó sus amenazas contra el TLC, se fue contra las televisoras CNN y NBC, Amazon, el correo de los Estados Unidos y al Departamento de Justicia estadounidense y el FBI los criticó por no liberar documentos clasificados en relación a la investigación de interferencia rusa en las elecciones que lo hicieron presidente.

Estos arranques se han vuelto característicos de la presidencia de Donald Trump. Cuando algo no le sale como pretendía, ataca a todo lo que puede hacer enojar a su base para distraer de la calamidad. Los medios estadounidenses son tan torpes que compran la distracción y se ponen a pelear con él punto por punto de temas debatibles, ignorando el incendio que causó.

Escribí la semana pasada detallando las complejidades de manipular el sistema de comercio internacional como lo trató de hacer Trump con las tarifas al acero y aluminio y como amenaza con hacer López Obrador si llega a la presidencia. Pueden leer la nota aquí (https://tinyurl.com/yb2r5gfn).

El silencio de Trump y la paupérrima respuesta de la vocera de la Casa Blanca indican que el gobierno estadounidense no anticipaba una respuesta a sus aranceles… Piensen un poco en eso. Nadie duda que Estados Unidos sigue siendo la economía más fuerte del mundo, pero ni Mohammed Ali salía del ring ileso ¿Podrán ser tan tontos que creen poder dictarle términos al resto del mundo sin represalias? Todo indica que sí.

Esta corriente conservadora que parece estar envolviendo a todos los países (incluyendo a México, Andrés Manuel se puede disfrazar de Benito Juárez y no lo va a hacer un liberal) y hasta el momento ha sido puntualizada en el “Trumpismo”, ha captado tanta popularidad porque, desafortunadamente, gran parte de la población no entiende cómo funciona el mundo en el siglo XXI y se ha empeñado en atacar todo lo que no entiende.

Para la gente que está convencida de votar por radicales es como si creyeran que el mundo es plano y todos estamos en un barco a punto de irse por el precipicio. Gritarles en la cara que el mundo es redondo y enseñarles datos científicos solo hace que se enojen más. Trump es un anciano berrinchudo que agarró una canica, la aventó a un tablero de ajedrez y gritó “gané”. Por supuesto que no ganó, pero arruinó el juego para todos y, digan lo que le digan, nadie lo va a convencer ni a él, ni a sus seguidores de lo contrario. Las fichas se cayeron con su canicazo, él ganó.

juanmaria7@gmail.com
www.osomaloso.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.