• Regístrate
Estás leyendo: Chile bueno para la dieta
Comparte esta noticia

Columna de Juan María Naveja Diebold

Chile bueno para la dieta

Juan María Naveja Diebold

Publicidad
Publicidad

De acuerdo la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) México es el país con la tasa de sobrepeso y obesidad más alta en el mundo. El 72 por ciento de la población sufre de exceso de peso, 33 por ciento obesidad y 39 por ciento sobrepeso. 7 de cada 10 adultos, 4 de cada 10 jóvenes y 1 de cada 3 niños.

El sobrepeso es un problema con graves repercusiones de salud, por lo que tiene un impacto en el bienestar nacional. Es caro para el país tener una población con sobrepeso. Lejos de aislar a los individuos que sufren de sobrepeso y obesidad, hoy en día es universalmente reconocido que sufren de una enfermedad sobre la que influyen factores fuera del control como la genética y el costo de los alimentos, no solo son personas que “comen demasiado”.

El debate sobre cómo combatir el sobrepeso a nivel individual es infinito, hay dietas y tendencias, ejercicios y tratamientos con poco consenso entre la comunidad médica sobre el nivel de eficacia de cada uno. Lo que es innegable es que el sobrepeso se genera por comer más calorías de las que se queman; en consecuencia para bajar de peso se necesita disminuir el consumo de calorías.

Hay poco que se pueda hacer hoy en día al respecto de los factores hereditarios del sobrepeso, pero casi todas las personas pueden alcanzar un peso saludable. Las principales razones por las que no lo hacen son falta de información y de recursos para comprar comida más saludable. Los índices de obesidad crecen más rápidamente en hombres con bajo nivel de educación y mujeres con educación promedio o menor y también se reporta que tienen menores perspectivas de trabajo.

Las recomendaciones de la OCDE son: mejorar las etiquetas que tienen los alimentos para ayudar a la gente a tomar mejores decisiones alimenticias, aumentar el gasto publicitario para promover el consumo de comidas más saludables, utilizar redes sociales para promover hábitos saludables y vetar la publicidad de productos “engordantes”, particularmente hacia menores de edad.

Chile, que tiene un menor problema de obesidad que México y un panorama cultural similar, ha puesto en marcha muchas de estas medidas. Su gobierno decidió actuar con urgencia esquivando las discusiones potenciales de los causantes y aceptando que “el consumo excesivo de azúcar, sal y grasa en alimentos procesados y bebidas es la causa principal de la obesidad”. En lugar de aconsejar a sus ciudadanos sobre qué comer, los legisladores chilenos consideraron más importante advertirles que no comer. Un enfoque muy diferente al que se tiene en México.

Al tiempo que el gobierno chileno solicitó la opinión y consejo de la industria de alimentos y bebidas, le dio prioridad a la salud de sus ciudadanos sobre los intereses económicos del sector.

Chile reconoció que la mayoría de la gente hace compras de comestibles por costumbre, sin fijarse en el contenido alimenticio. Para ayudarles, la Secretaría de Salud contrató artistas gráficos para diseñar etiquetas más sencillas de leer. El resultado son cuatro hexágonos como los letreros de alto que indican si un alimento tiene exceso de azúcar, grasa, sal o calorías. El slogan de la campaña es sencillo: “escoge comidas con menos señales, de preferencia con ninguna”.

El 40 por ciento de los ciudadanos dicen que están utilizando las etiquetas para escoger sus alimentos. Además, Chile ha prohibido la venta en las escuelas de cualquier alimento que tenga una de las cuatro etiquetas. También está por imponer restricciones a la publicidad. Los alimentos etiquetados no podrán ser promocionados entre las 7 a.m. y las 10 p.m., ni usar caricaturas.

México tiene una crisis de obesidad. Tiene raíces en nuestras costumbres y tradiciones y está amarrada a la desigualdad de clases. Ya dejamos atrás los días en los que podíamos ver al vecino del Norte como la consolación de que había uno más gordo que nosotros. Manos a la obra.
juanmaria7@gmail.com
www.osomaloso.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.