• Regístrate
Estás leyendo: Reacciones de miedo oficialista
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:43 Hoy

Autonomía relativa

Reacciones de miedo oficialista

Juan Ignacio Zavala

Publicidad
Publicidad

En algunos estados se pueden observar peligrosos regresos al México de los años 70. Por ejemplo, en Guadalajara, al candidato opositor a la alcaldía, Enrique Alfaro, el gobierno priista del estado y de la capital le hacen la vida de cuadritos como se usaba en aquellas épocas. Alfaro es lo más cercano a un candidato independiente en Jalisco. Es un político popular y exitoso. Su declaración de intereses, fiscal y patrimonial es de lo más detallado. Pelea de nuevo contra el priismo rancio que le suspende la obra en su casa acusándolo de irregularidades hace unos pocos días, le inventan una empresa con la cual supuestamente distrajo recursos quién sabe cuántos años (empresa que, por cierto, trabaja para los gobiernos del PRI locales), para esto el priismo compra medios locales y hasta del DF; amenazan a la esposa, no más falta que, como en aquellos años, los parientes del candidato sean despedidos de sus trabajos. Gobernado por “el hijo del apá” como ya se le conoce a Aristóteles Sandoval, Jalisco se ha perdido en un mar de ineficacia, deuda y corrupción. El padre del gobernador ha tenido que dejar su puesto envuelto en un escándalo patético de formar parte del poder judicial, organizar una asociación para favorecer la candidatura presidencial del atarantado de su hijo y coordinar la campaña del PRI para estos comicios. Hay que poner un ojo en Guadalajara.

El caso de El Bronco es similar. La andanada en su contra es monumental y no solo se queda en Nuevo León: alcanza niveles nacionales. Es una campaña de desprestigio. En lo personal, no votaría por un tipo como El Bronco. Se ha negado a hacer públicas sus declaraciones de patrimonio, fiscal y de intereses. No tiene nada de independiente. Se salió del PRI en el que estuvo más de 30 años y ahora se ha arrojado a los brazos de algunos empresarios multimillonarios de aquella entidad. Si hay un candidato del empresariado ese es El Bronco. Es un tipo políticamente primario y ramplón. Sin embargo, no nos hagamos, han gobernado estados peores tipos que el señor Rodríguez. ¿A qué viene tanto susto? No creo que El Bronco sea peor que José Murat. Ambos son atrabiliarios, autoritarios, millonarios, dicharacheros, “echados para adelante”, majaderos, simpaticones y violentos. O mencione el lector, la lectora, dos diferencias entre Murat y El Bronco. Si lo votan los regios, que con su cabrito se lo coman.

Habrá que esperar los resultados pero, por lo pronto, la reacción oficialista sobre estos dos candidatos —por su empaque especial— habla de que el gobierno será capaz de todo el próximo domingo para impedirle a ambos ganar.

http://twitter.com/juanizavala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.