• Regístrate
Estás leyendo: Enfrentados
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 03:21 Hoy

Autonomía relativa

Enfrentados

Juan Ignacio Zavala

Publicidad
Publicidad

El enfrentamiento es generalizado. El desorden, también. Salvo la Cruz Roja, no hay actor público que no haya aportado su cuota rijosa a los enfrentamientos. El de los empresarios con los legisladores ha sido notable. Las acusaciones de corrupción van y vienen de un lado para otro. Parece que el asunto se arreglará, pero quedaremos igual que antes porque los legisladores se habrán cubierto las espaldas y los empresarios seguirán sin hacer un ejercicio autocrítico sobre su participación en la corrupción nacional.

El caso de la CNTE y el gobierno está llegando a niveles delicados. El desplante de la coordinadora para provocar una reacción del gobierno es algo que solamente habíamos visto en las bandas de crimen organizado. Cierto que la CNTE entra en la tipología de crimen organizado. Hay un pleito evidente por el control del movimiento magisterial que en este gobierno empezó con el SNTE y terminará con la CNTE. Es claro que la provocación de la coordinadora busca aprovechar el bajo nivel de popularidad y aprobación de este gobierno. Seguramente consideran que un gobierno con esos niveles de aceptación no se atreverá a disolver sus manifestaciones con el aparato de seguridad. Lo cual, de ser cierto, sería una pena porque ya tiene poco que perder este gobierno y algo ganaría poniendo cierto orden en las calles. Es hora de que el gobierno deje a un lado el juego de la falsa negociación a cambio de dinero.

En las filas de gobierno no todo es camaradería y buenas caras. La gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, exigió públicamente a su correligionaria Arely Gómez, titular de la PGR, actuar contra Guillermo Padrés. En esta época ya se han perdido por completo ciertas formas, la insolencia y lo ordinario se han convertido en norma. Pero más allá de eso, es muy probable que la feria de las persecuciones empezará con el panista para que luego se apresten a cumplir su promesa de meter a la cárcel a sus antecesores los gobernadores panistas de Veracruz, Quintan Roo y Chihuahua. Estos eventos van a detonar un enfrentamiento de altas proporciones entre ambos partidos que puede paralizar la vida política y tener serias consecuencias institucionales. A menos de que el gobierno federal decida actuar contra el panista y los priistas para arrebatarle la bandera anticorrupción al PAN. Eso cambiaría por completo el escenario.

En los partidos políticos las cosas no son un paseo dominical. Dos de los principales partidos no tienen cabeza: el PRI y el PRD, y la cabeza del PAN está mareada. La felicidad del panismo es frágil y los enfrentamientos están a la vuelta de la esquina. El vacío en el perredismo es de pena ajena. El PRI necesita líder y guardaespaldas, sacará los colmillos y se dedicará a defenderse, no está manco pero está herido.

Por supuesto hay un ganón de todo este desastre: López Obrador. Es el único que recoge ganancias de los enfrentamientos que él aviva todos los días.

Como se ve el escenario, está más que complicado, por eso no nos extrañe si un día la Cruz Roja se va contra los bomberos para que ya estén todos contra todos.

Twitter: @juanizavala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.