• Regístrate
Estás leyendo: Del "Diccionario del suicidio"
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 13:07 Hoy

Autonomía relativa

Del "Diccionario del suicidio"

Juan Ignacio Zavala

Publicidad
Publicidad

Simplemente por cambiar de tema. De vez en cuando hay que darle una vuelta a otros temas. En esta ocasión y no como sugerencia para ningún dirigente político, transcribo algunos subrayados del Diccionario del suicidio, de Carlos Janín (Ed, Laetoli, Pamplona 2009). Es un libro por demás interesante, pues no solo están grandes o desconocidos suicidas, sino también personajes literarios y de cine, así como los diversos modos de suicidarse. Van algunos subrayados.

Ahorcamiento. Los desesperados se cuelgan con sogas, cuerdas, lazos de seda, sábanas, jirones de ropa o lianas; de vigas, ramas o farolas, adonde se trepan o se alzan con sillas, taburetes, escaleras de mano o cualquier otro mueble. La horca está mal vista desde la antigüedad, peor aún en Roma que en Grecia; considerada como método cobarde, vil y femenino frete a la heroica pira de fuego, que ennoblece a las viudas, o el uso del acero marcial, que enaltece a los varones (…).

Armas de fuego. (…) Aunque es método esencialmente masculino, también hay mujeres que recurren a él, como la enamorada de Juan Ramón Jiménez, Marga Gil Roëset, o la cantante Violeta Parra. (…) Según estadísticas facilitadas por especialistas, resulta mucho más efectivo dispararse a la hipófisis, es decir, pistola en boca, que apuntar a la sien. De ahí que ésta sea la posición preferida por 62% de los suicidas.

Envenenamiento. Para empezar debemos citar a Paracelso, para quien “no hay nada que no sea tóxico. La dosis diferencia un medicamento de un veneno”. Este tipo de suicidio se lleva a cabo por ingestión de cualquier materia tóxica, desde las más rudas, hasta las más plácidas, desde la botella de lejía o el pesticida agrícola hasta el arsénico, el cianuro o la estricnina, sin habla de las sobredosis de drogas como la heroína, el opio, la morfina. (…) Ningún método es infalible y tampoco éste como lo demuestran los casos en la antigüedad de Mitríades y Agripina. (…) Ana María Cires, la mujer de Horacio Quiroga (también suicida) lo consigue, tras agonizar durante ocho días.

Sectas/suicidio colectivo. 1978: 914 seguidores de la asociación del Templo del Pueblo (fundada por James Warren Jones) se suicidan en la localidad de Jonestown (Guyana) ingiriendo cianuro. En 1991, 30 miembros de otra secta fallecen en México cuando el reverendo Ramón Morales les obliga a inhalar gases tóxicos. En 1993, David Koresh y 87 de sus seguidores o “davidianos”, entre ellos 18 niños, mueren en el incendio de Monte Carmelo, la granja-fortaleza de Waco, Texas, sitiada por el FBI durante 51 días. En 1994, en una granja y tres chalés suizos, aparecen los cadáveres abrasados de 48 miembros del Templo Solar (…), a los que se unen en Quebec, Canadá, otros diez cuerpos, incluido el de un bebé. Al año siguiente 16 nuevos miembros de esta misma secta se inmolan en las afueras de Grenoble, Francia. 39 miembros de otra secta se dan muerte en marzo de 1997 en San Diego, California.

http://twitter.com/juanizavala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.