• Regístrate
Estás leyendo: De misiones suicidas
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 20:24 Hoy

Autonomía relativa

De misiones suicidas

Juan Ignacio Zavala

Publicidad
Publicidad

Pasan los días y no cesa el espanto por lo sucedido en Niza. A eso hay que sumarle lo ocurrido en Alemania y en Afganistán en otros ataque suicidas. Aunque puedan escapar a nuestra comprensión esos bestiales asesinatos, lo cierto es que los ataques suicidas están ya en este mundo como acción sistemática. Al respecto hay un libro ilustrativo, El sentido de las misiones suicidas (Fondo de Cultura Económica), del que el académico Diego Gambetta es el compilador. A continuación algunos subrayados.

"El caso considerado por nosotros típico de una MS consiste en un ataque violento planeado de tal manera que la muerte de los agresores sea estrictamente esencial para el éxito de la acción. Aunque cuando una MS pueda fracasar y los perpetradores morir en ella de todos modos, la situación contraria no es válida: si sobreviven, la MS resulta un fracaso".

"Las metas que se pueden alcanzar con las MS no se restringen a resultados militares. Si se considera la gama de objetivos y condiciones en que se emprenden las MS, exploramos hasta qué punto otros objetivos, como la difusión del terror, el sabotaje de proyectos de paz o el proselitismo emprendido a través del martirio, son parte de los objetivos de una organización".

"Los candidatos (a realizar misiones suicidas) que muestran signos de psicopatía o de otra enfermedad mental son rechazados en interés de la sobrevivencia del grupo. Los grupos terroristas necesitan miembros cuyo comportamiento parezca normal y que no despierten sospechas. Un miembro que muestra rasgos de psicopatía o cualquier grado perceptible de enfermedad mental será una desventaja para el grupo, cualesquiera que fueran sus habilidades".

"El atractivo del martirio es que combina las imágenes de la víctima y el héroe".

"Sea suicida o no, el terrorismo va dirigido habitualmente a un público más que a sus víctimas directas".

"Uno de los principales propósitos del terror político, siempre y en todas partes, es forzar a las autoridades a tomar represalias y a volverse más represivas, alienándose así a una parte de la población y generando simpatía por los terroristas".

"Las MS anulan toda oportunidad de una revancha psicológicamente satisfactoria, porque los perpetradores terroristas se han puesto cuidadosamente fuera del alcance de la justicia humana".

"Las características fundamentales de las bombas suicidas, así como la fuerte atracción que ejercen sobre las organizaciones terroristas que las envían, son universales: las explosiones suicidas son baratas y eficaces. Son menos complicadas y comprometedoras que otro tipo de operaciones terroristas. Tienen garantizada la cobertura de los medios de comunicación. El terrorista es la bomba inteligente definitiva".

"El martirio es la mayor señal que puede haber de la fuerza de una creencia; solo aquellos que sostienen y aprecian mucho sus creencias pueden pensar en el sacrificio supremo de morir por ellas. La autoinmolación no causa terror. Para producir terror, el morir debe ir aunado a matar".

Twitter: @juanizavala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.