• Regístrate
Estás leyendo: ¡Que vengan los verdes!
Comparte esta noticia

Cadena de mando

¡Que vengan los verdes!

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

A principios de semana hubo un enfrentamiento en Texcoco, Estado de México. No fue por el nuevo aeropuerto, el enfrentamiento se llevó a cabo entre integrantes del cartel de Jalisco Nueva Generación y la policía ministerial del Estado de México. En el video tomado por los ministeriales solamente se escuchaban los gritos: “¡llámenle a los verdes!”, “¡que vengan los verdes!”.

La semana entrante, el próximo presidente y comandante supremo de las fuerzas armadas presentará la estrategia de seguridad pública para los primeros tres años de su gobierno; sin duda, la acción estratégica de los soldados de tierra, mar y aire será el primer frente de este plan. Por supuesto, no faltan voces que insisten en que el país se va a militarizar con la estrategia. Estas voces intentan confrontar a López Obrador con sus huestes y también con los militares, quienes han demostrado que acompañarán a López Obrador con lealtad, disciplina y entrega a la Patria.

El otro objetivo de estas voces es insistir en lo malo de la militarización; ese discurso es anacrónico y sin impacto en el próximo comandante supremo de las fuerzas armadas. ¿Por qué? AMLO no se equivocó en quienes serán el alto mando del Ejército y la Fuerza Aérea, y el de la Armada de México; ellos sabrán acompañarlo y soportarlo estratégica, operativa y logísticamente ante una realidad de país que necesita de todas las mujeres y hombres que conforman las fuerzas armadas.

El instituto armado es el último recurso que tiene un país para utilizar de manera legítima la violencia. En México son el único recurso de acción no solamente armado. Nuestros soldados enfrentan amenazas multidimensionales que afectan a la población.

Los militares tendrán que seguir enfrentando la delincuencia, pero también los embates de la naturaleza, los incendios forestales; también la desnutrición y cuestiones de salud pública, educación y mucho de lo que instituciones civiles no tiene la capacidad. El próximo presidente de México no necesita que lo confronten con quienes serán una fortaleza para su gobierno; y no solamente para él, todos los secretarios de Estado, absolutamente todos, van a necesitar de las fuerzas armadas.

A partir del 1 de diciembre este país será otro, la forma de gobernar también y, sin lugar a dudas, la manera como se ejerce el poder también será otra. Los militares no buscan confrontación y aquí cabe preguntar ¿quién intenta confrontar a un nuevo gobierno, que solo busca que las cosas salgan bien?

Los militares son pueblo en uniforme y, como todo pueblo, sólo buscan el bienestar de todos… O al menos ese es el sentido de lo que el nuevo gobierno intenta.

Vale la pena intentar nuevas rutas. He insistido aquí que los militares no son el enemigo a vencer, al contrario, el concepto de militarización en México debe entenderse como positivo.

El poder lo tienen los civiles y solo ellos sabrán como ejercerlo; sin embargo, el poder militar, sin duda, será el equilibrio para que ese poder beneficie a todos.

jibarrolas@hotmail.com

Twitter: @elibarrola

www.cadenademando.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.