• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué es lo que queremos?
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 15:15 Hoy

Cadena de mando

¿Qué es lo que queremos?

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

¡Rómpanles su madre! ¡Pinches mañosos culeros! ¡No pidan perdón por defender a la sociedad! ¡Que los de Derechos Humanos se salgan a partir la madre contra los criminales! ¡No retrocedan, eliminen a los delincuentes! ¡Ni un paso atrás, EJÉRCITO MEXICANO! ¡A darles duro que la maña anda suelta!

Estas y muchas más son las expresiones que recibo todos los días; más a partir de la difusión del video donde supuestamente un soldado dispara a la cabeza de un delincuente.

¿Qué quiere la gente en México?

Más de 80 por ciento de las personas que viven en zonas donde hay presencia militar en las calles no quiere que los soldados regresen a sus cuarteles. Los mexicanos tienen más confianza en los soldados y marinos que en ninguna otra autoridad. La gente tiene miedo.

La campaña por denostar a las fuerzas armadas está perdida; no la pueden ganar quienes la promueven.

La gente está harta del crimen, aunque también cada vez se convence más de que no puede quedar únicamente en los militares la solución; a pesar de que por ahora, no hay otra solución.

No hay ni habrá Ley de Seguridad Interior. No hay ni habrá voluntad de la autoridad civil por responsabilizarse de manera efectiva por solucionar el problema de la seguridad.

No hay ni habrá soluciones a corto plazo que no impliquen hacer uso legal de la fuerza y de la violencia. Los criminales no darán tregua y los civiles no tienen cómo hacerles frente.

¿Qué queremos entonces?

Cabo de Guardia

Nadie analizó objetivamente lo sucedido esta semana a elementos de la Gendarmería que fueron asaltados en un autobús.

Por protocolo de seguridad, cuando un gendarme entra en periodo de descanso, debe viajar de civil, desarmado y sin identificación oficial.

Los que viajaban el día del hecho llevaban 25 días de trabajo continuo y regresaban a descansar.

Efectivamente eran tres delincuentes contra 29 gendarmes pero, insisto, iban desarmados y haber intentado detenerlos hubiera puesto en riesgo la vida tanto del chofer del autobús como de quienes lo hubieran intentado.

Si asaltan a un familiar, lo consolamos diciendo: “¡Estás vivo, lo material no importa!”.

Hubo voces hasta de burla por lo sucedido. Sin embargo, el protocolo fue el correcto. Se protegió la vida de los elementos.

Si los gendarmes hubieran matado a los delincuentes, ¿serían criminales?

No tardan en detener a los “culeros”.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.