• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué cambiar lo que sí funciona?
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 06:44 Hoy

Cadena de mando

¿Por qué cambiar lo que sí funciona?

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Estar de acuerdo en los cambios que el país necesita no es tema a discusión. Corrupción, corrupción y más corrupción es el cáncer generador de los grandes males nacionales.

Crimen y violencia, si bien son parte de la corrupción, también deben considerarse como una acción que propician los criminales de manera unilateral y de graves consecuencias. A los malos mexicanos no les interesa quién gobierne o qué proponga, mucho menos participar en pactos o negociaciones de paz o adherirse a una amnistía.

Los colaboradores del próximo presidente deben ser muy cuidadosos con lo que proponen, ya que no deben hablar por su jefe hasta que comience su administración. Deben recordar que ya no están en campaña, y si en ella no propusieron nada concreto en materia de seguridad, no veo por qué no esperan a que sean gobierno.

El país no se ha calmado ni siquiera con el triunfo de López Obrador. Los criminales no van a hacer lo que él diga. No lo ven como un líder, al contrario, lo ven como un factor de oportunidad para seguir delinquiendo de la manera terrible como lo hacen.

¿Por qué?

Al no entender que el nuevo gobierno debe confiar plenamente en la lealtad de los soldados de tierra, mar y aire les brinda una oportunidad a los criminales de fortalecerse.

Al no entender que, enviando señales de debilitamiento en el presupuesto, estructura, equipamiento y certeza jurídica de las fuerzas armadas, les abre la “esperanza” a los criminales de que no tendrán frente que se les oponga.

La compra de nuevos y mejores helicópteros para la Marina no es capricho de algunos almirantes, más bien corresponde al poder con que deben enfrentar a los grupos criminales.

La seguridad sigue siendo la principal demanda ciudadana en México.

Cabo de Guardia

El único que decidirá quiénes serán sus secretarios de Defensa y Marina será el próximo presidente.

Ni idea tienen quienes escriben sobre grillas en Sedena o bien los que afirman que tal general será el nuevo secretario de la Defensa.

Ni idea tienen los que afirman que será un civil en una nueva secretaría que absorba también a la de Marina.

Por cierto, para que quede claro, ningún presidente desde hace 80 años ha despedido a su secretario de la Defensa.

Por supuesto que puede hacerlo; lo importante es que nunca ha sido necesario.

Lealtad y efectividad a toda prueba.

Gobierne quien gobierne.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.